Vidal y Massa cerca de un acuerdo en torno al proyecto de las tarifas

La gobernadora María Eugenia Vidal y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, están muy cerca de llegar a un acuerdo para eliminar en la sesión de mañana en la Cámara de Diputados bonaerense los impuestos provinciales que cobran los intendentes en la factura de energía eléctrica. La idea es hacer un cambio en el proyecto de ley que ya fue aprobado en el Senado para habilitar a los municipios a cobrarle tasas a las empresas.

La iniciativa generó fuerte rechazo tanto en intendentes peronistas como de Cambiemos ya que reduce casi a cero un porcentaje de tarifa eléctrica que cobran los municipios, con el objetivo de disminuir el impacto de los tarifazos.

Cambiemos consiguió el viernes el dictamen para bajar el proyecto al recinto y aprobarlo con mayoría simple. Fuentes del oficialismo aseguran que además tienen los votos para aprobarlo en la sesión de mañana y convertirlo en ley.

Desde el Ejecutivo apuestan a un acuerdo con la oposición: en las últimas horas hubo negociaciones con el Frente Renovador y con el bloque de los intendentes del Conurbano.

Así, la Gobernadora encomendó al presidente de Diputados, Manuel Mosca, explorar un acuerdo con Massa, tras lo cual éste se reunió con el tigrense. Desde ambas partes aseguraron luego que se trabaja en dos objetivos concretos: bajar la tarifa para aliviar el impacto de los aumentos, y permitir que los municipios puedan cobrar a las empresas.

Massa promueve en Diputados un proyecto propio: se trata de una iniciativa denominada “tarifa limpia” que elimina todos los cargos ajenos al consumo en la facturación de servicios públicos. Massa tiene el número en Diputados para aprobarlo, pero desde el Frente Renovador reconocen que esa iniciativa complicaría el sistema de facturación.

Al existir número para aprobar los dos proyectos, Vidal pidió a Mosca trabajar junto a Massa en una solución: bajar las tarifas y cuidar las cuentas de los municipios.

En los últimos meses los intendentes resistieron con fuerza la decisión de Vidal de modificar la ley 11.769. El Ejecutivo provincial redujo de 6% a 0,01% el porcentaje de la tarifa eléctrica que cobran los intendentes a cambio de no cobrarles tasas municipales a las empresas de servicios.

Ese dinero llegaba a las siempre castigadas arcas de los municipios como contraparte y ante la imposibilidad de cobrarles a las empresas distribuidoras Seguridad e Higiene o uso del espacio aéreo.

El problema es que la Gobernadora, en el proyecto de ley que ya fue aprobado en el Senado no elimina el impuesto, sino que lo baja al mínimo posible (0,01%). Por eso, el pedido de los intendentes es de eliminar por completo ese impuesto, de modo que los habilite a cobrarles a las distribuidoras las tasas que pagan todas las empresas.