Congelación de óvulos: nuevas técnicas y progresos

El retraso en la edad de maternidad es una realidad, siendo muchos los factores que influyen en esta decisión. Pero demorar la maternidad no significa ineludiblemente que las mujeres no quieran ser madres, sino que consideran que no es el momento más adecuado por situación personal, profesional o familiar. Por ello, la congelación o vitrificación, una de las técnicas de reproducción asistida en la que más se ha avanzado en los últimos años, permite a la mujer conservar sus óvulos durante un largo periodo de tiempo y postergar, por tanto, su maternidad.

Lógicamente, optar por esta técnica tampoco es una decisión que se deba demorar demasiado, ya que, por ejemplo, a partir de los 40 años, se reduce considerablemente la fertilidad de los óvulos. La mejor edad, según los expertos, para congelar los óvulos es antes de los 35 años.

La criopreservación de óvulos es un procedimiento similar al que se sigue con el semen o los embriones. Una técnica de preservación de la fertilidad a la que cada vez recurren más mujeres y cuyo procedimiento también se ha visto mejorado, de la mano de la vitrificación de óvulos, para conseguir mejores resultados y evitar la alteración de la calidad de los ovocitos al proceder a su descongelación. De hecho, la vitrificación está considerada como uno de los grandes avances en las técnicas de reproducción asistida, extensible también a la donación de óvulos.

La principal ventaja de esta técnica es que permite preservar la fertilidad a más mujeres, estando indicado para mujeres que deciden retrasar su maternidad, para mujeres que tienen que recibir un tratamiento oncológico o para mujeres que se han sometido a varias cirugías ginecológicas.

Las técnicas más novedosas para preservar la fertilidad son:

Vitrificación de ovocitos
Se realiza mediante estimulación ovárica.

Es un procedimiento sencillo y rápido. Tras la extracción, los ovocitos se congelan hasta que la mujer decida utilizarlos. Es una de las técnicas que ofrece mejores garantías debido a su alto nivel de fiabilidad.

Criopreservación de la corteza ovárica
Es una de las técnicas más novedosas y su objetivo es restablecer la función ovárica, lo que aumentaría las posibilidades de un embarazo, al tiempo que se reducen notablemente los posibles efectos de una menopausia precoz.

Transposición de ovarios
Técnica que también recibe el nombre de Ooforopexia y que se permite proteger a los ovarios de la exposición directa del campo de irradiación del tratamiento de radioterapia, lo que ayuda a reducir considerablemente los posibles efectos secundarios.