Desde la UNS buscaron aclarar la situación del médico acusado de abuso

En medio de la polémica que se generó luego que se conociera que un médico psiquiatra que trabaja en el Departamento de Sanidad de la Universidad Nacional del Sur (UNS) fue denunciado más de 50 veces por acoso sexual, esa casa de estudios con sede en Bahía Blanca buscó aclarar la situación, aunque no aportó tranquilidad para el alumnado.

Al respecto, la UNS señaló en un comunicado que “en el año 2013, tras la denuncia de conductas impropias, se sustanció Fernando Antonio Lo Verde un sumario administrativo que derivó en una suspensión, medida recomendada por la Asesoría Letrada y encuadrada en la normativa vigente”. Luego indicó que el abusador “no prestó servicios por acogerse a reiteradas licencias por enfermedad de largo tratamiento, mediando informes psicológicos y psiquiátricos que señalan la existencia de una patología psíquica estructural”.

Asimismo, manifestó que “ante la reciente finalización de dichas licencias, por la imposibilidad legal de cesar el vínculo laboral con el agente, considerando que su matrícula habilitante de médico se ha dado de baja, y en virtud de que informes de dos psiquiatras y un psicólogo señalan que el retorno al trabajo ‘favorece el sentido de pertenencia, la seguridad con el entorno de pares/superiores y el apoyo que se necesita en casos en que el equilibrio psíquico se encuentra en permanente riesgo’, la semana pasada las autoridades de la UNS solicitaron una Junta Médica que evalúe su situación y elabore una recomendación que brinde fundamento a cualquier decisión a tomarse”.