Docentes bonaerenses rechazan aumento salarial y no inician ciclo lectivo

Los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires resolvieron hoy no iniciar las clases el próximo 6 de marzo tras rechazar la oferta del gobierno bonaerense de un aumento del 18 por ciento con una cláusula gatillo de ajuste por inflación y adhirieron al paro nacional por 48 horas dispuesto por las entidades gremiales nacionales.
La medida la adoptaron esta tarde el Frente Gremial Docente que integran AMET, FEB, Sadop, Suteba y UDA y la Unión Docentes de la provincia (UDOCBA), tras la reunión de la Comisión Técnica Salarial que sesionó hoy en el ministerio de Economía provincial, en La Plata.
Durante una conferencia en la sede de la FEB, en La Plata, la titular de ese gremio, Mirta Petrocini aseguró que “no vamos a poner ni siquiera a consulta” la propuesta de aumento del gobierno provincial y pidió tener “vocación de diálogo y no de imposiciones”.
“Esperaron diez días para convocarnos a una nueva reunión en la que no hubo ni una modificación a la propuesta anterior sino sólo explicaciones macro para justificar este 18 por ciento en cuatro etapas”, dijo en relación a la reunión de la Comisión Técnica Salarial que se reunió hoy en La Plata.
Petrocini lamentó “estar nuevamente en esta lógica de todos los años de inicio del ciclo y en esta situación en la que se discute miseria” y acusó al gobierno de “ser el responsable de garantizar la educación pública”.
“Creímos que esta lógica iba a cambiar y no cambió”, dijo en relación a la discusión paritaria a cuatro días hábiles del inicio del ciclo lectivo y cuestionó al gobierno “por no reconocer la pérdida del poder adquisitivo del año pasado en el salario docente”.
Según la dirigente gremial, el 18 por ciento en cuatro cuotas ofrecido por el gobierno “significa un promedio de 150 pesos por mes para el maestro que recién se inicia”.
En tanto, desde el gobierno, el Director General de Cultura y Educación provincial, Alejandro Finocchiaro acusó a los gremios de “actuar políticamente porque en el mismo momento en que estábamos teniendo negociaciones paritarias , convocaron al paro”.
“Por una una cuestión política que no tuvo nada que ver con la discusión salarial, CTERA antepone su cuestión política con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal al derecho social de los chicos. Pretenden usar a los docentes en esa pelea”, consignó.
Para el titular del SUTEBA, Roberto Baradel “es imprescindible convocar a una paritaria nacional” y adelantó que la semana próxima funcionarán los plenarios de los gremios para evaluar las medidas a adoptar en el orden provincial.
En el marco del conflicto, hoy el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires pidió al presidente Mauricio Macri que retome el canal de diálogo a nivel nacional con los gremios docentes y, de esa forma, encontrar una solución a la situación que se generó a días del inicio del ciclo lectivo.
“La paritaria nacional sirve para ordenar la negociación salarial y habilita al Estado a intervenir para garantizar que haya clases”, sostuvo Guido Lorenzino.
Precisó que la Defensoría del Pueblo “es un canal de encuentro para colaborar en la búsqueda de una solución al conflicto” y aseguró que “nuestra meta es que haya más y mejor educación y, en base a esa idea, generar un espacio para que todas las demandas sean escuchadas y que de esa forma puedan garantice las clases a miles de chicos”.
La oferta que formuló el gobierno consiste en un aumento del 18 por ciento en cuatro cuotas con una cláusula gatillo sujeta a la inflación de revisión trimestral.
Según el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza con esa oferta los docentes “le ganan o le empatan a la inflación”.
“El aumento es 18 por ciento o la inflación, si fuera mayor”, explicó Lacunza quien precisó” que ese porcentaje “no es techo sino un piso que garantiza que como mínimo va a recibir ese aumento y si la inflación es mayor se le aumenta en esa proporción”. En esa línea, el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, dijo que “la reunión de hoy fue una mesa técnica salarial para explicarles a los representantes sindicales, una vez más la propuesta porque la rechazaron de plano; por lo que o no entendieron o hay muy mala fe”.
“Paradójicamente, cuesta explicar algo sencillo en Argentina. Lo menos probable es que la inflación matchee exactamente con el 17 o 18% que ofrecemos. Es posible que en algún cuatrimestre eso suba y el Estado provincial va a abonar lo que resulte mayor: la inflación acumulado o el 4,5; pero cuando la inflación sea menor en el trimestre, vamos a pagar 4,5. Entonces el trabajador nunca pierde. Empata o gana”, explicó.
Sostuvo que “el año pasado no había clausula gatillo, este año sí y es automática” y añadió que “el año pasado había una cláusula de monitoreo, pero los docentes recibieron 34,6% consolidado entre marzo y julio, la inflación del 36,6% no creció toda junta y en el segundo semestre declinó”.
“La cláusula gatillo es automática, la de monitoreo no. Veníamos de un país donde había mil índices de medición. Ahora hay un INDEC creíble. Esa cláusula gatillo hace que ningún trabajador pierda”, apuntó y agregó que “si la inflación se va al 40%, pagaremos ese 40%”.
“Desde diciembre, Roberto Baradel viene diciendo que si no empiezan las clases es culpa de la gobernadora. Hoy no hay una lógica político gremial, sino política ideológica. Esto no está dentro del plano de las negociaciones laborales, sino políticas porque con esto él pretende hacer política en su proyección”, analizó.
Luego planteó que “es llamativo que hagan un paro de 48 horas, dejando a 3.300.000 de chicos sin colegio, 1.500.000 que comen en las escuelas todos los días, más de 2 millones de hogares que tienen que reorganizarse cuando ofrecemos, como mínimo la inflación”.
Manifestó que “el salario medio de un docente tomando en cuenta quienes tienen dos cargos, lo que no significa doble escolaridad, es de $19.220 y cuando hablamos del sueldo de maestro básico, inicial de $9800 es el que cobran menos del 7% de los 290 mil docentes bonaerenses”.
“Casi no hay docentes por debajo de la línea de pobreza, analizando la constitución familiar y de ingresos”, detalló.
“A mediados de la semana que viene nos reuniremos nuevamente. Lo definiremos en las próximas horas. Tenemos que trabajar arduamente. Los gremios tienen derecho a adherir al paro nacional de CTRA, pero se harán los descuentos que correspondan”, anticipó.
Villegas dijo que “nosotros vamos a bregar para que empiecen las clases ya que este sistema educativo que se parió en estos últimos 12 años expulsa a los chicos hacia los colegios parroquiales o privados y deja afuera a los que no tienen esa posibilidad”.