El gobierno bonaerense propuso a los tenedores de bonos prorrogar a mayo el pago que vence este mes

El gobierno bonaerense propuso a los tenedores de bonos con vencimientos en 2021 prorrogar al 1 de mayo el vencimiento previsto para el próximo 26 de enero.
“La provincia de Buenos Aires transmitió a los tenedores de sus bonos USD 750M 10.875% con vencimiento en 2021 su solicitud de postergar el pago de capital del 26 de enero por US$ 249.975.000 hasta el 1 de mayo de este año”, anunció hoy en una solicitada el gobierno de Axel Kicillof.
Planteó que “para lograr dicha postergación, la Provincia necesita la aprobación de los tenedores de al menos el 75% del capital en circulación de dichos bonos antes del 22 de enero de 2020”.
“El 14 de enero de 2020 la Provincia anunció que solicitará el consentimiento de los tenedores de sus bonos 10,875% con vencimiento 2021 para aprobar ciertas enmiendas a términos y condiciones”, agregó.
En el texto publicado en matutinos porteños se explicó que “el propósito general de las enmiendas es liberar temporalmente a la Provincia de las obligaciones financieras de corto plazo aplazando hasta el 1 de mayo de 2020 la próxima fecha de pago del principal, originalmente establecida para el 26 de enero de 2020”.
Luego, a través de un comunicado, el Ministerio de Hacienda y Finanzas destacó que “el gobierno provincial ha expresado desde el momento de su asunción, su preocupación por la situación de insostenibilidad de la deuda pública y por la carga de vencimientos que enfrenta en los próximos años, producto del fuerte endeudamiento en moneda extranjera llevado adelante durante los últimos cuatro años”.
“Es en este escenario que se ha trabajado desde el primer día en políticas de deuda tendientes a recuperar la sostenibilidad, reactivar la economía y generar capacidad de pago”, añadió la cartera.
“Por eso, y ante la inminencia de la próxima amortización parcial de capital del bono con vencimiento en 2021, se ha iniciado un proceso de diálogo y consultas con los tenedores de dicho instrumento”, subrayó.
Informó que “en las conversaciones tanto la Provincia como sus inversores coincidieron en la compleja situación de la deuda provincial y la importancia de buscar soluciones preventivas que minimicen pérdidas”.
Hace una semana esa cartera había convocado a los bonistas “a compartir sus puntos de vista respecto de la manera de alcanzar un alivio financiero transitorio para la Provincia” tras lo cual el gobernador Kicillof explicó a Télam que la idea era “recibir propuestas” porque “los acreedores saben bien que la capacidad de pago está comprometida”.
“Estamos adelante de un vencimiento que deja el gobierno anterior y hay dificultades presupuestarias”, subrayó el mandatario y expuso que, por ello, “llamamos a los acreedores de este bono para que nos hagan propuestas sabiendo cuál es la situación de las finanzas provinciales ya que nadie quiere llegar al extremo de que no se pueda pagar”.
En esa línea, el ministro de Hacienda, Pablo López, afirmó hoy que con el pedido de postergación, el gobierno busca abordar “en forma moderada y responsable” las restricciones de pago que enfrenta.
En un comunicado, el funcionario añadió que “despejada esta restricción, se planea proponer a la comunidad inversora una estrategia justa y equitativa para lograr la sustentabilidad de la totalidad de la deuda”.
López señaló que “el gobierno nacional y el provincial comparten la preocupación por la falta de sostenibilidad de la deuda pública, así como también en la necesidad de llevar adelante políticas de deuda que garanticen una solución de largo plazo”.
“La propuesta de la Provincia se formula bajo el entendimiento de que el rechazo del mercado al diferimiento propuesto resultaría en mayores daños a la economía bonaerense y pérdidas para los inversores en general, que con este paso pueden evitarse”, dijo.
Luego, consideró en declaraciones radiales que “los bonistas con los que venimos conversando entienden la situación en la que estamos: hay un consenso generalizado de que la deuda se encuentra en una situación que es insostenible”.
“El universo de acreedores es amplio y el 75% es un umbral alto, pero tenemos la confianza en que lo que estamos planteando es algo razonable”, expuso y agregó que “se busca el consentimiento de los bonistas para avanzar en este cambio en las condiciones”.
Detalló que ese tipo de pedidos “están previstos en los contratos” y analizó que “desde que asumimos dijimos que la provincia se encuentra en una situación complicada en materia financiera porque se endeudó muchísimo en moneda extranjera en los últimos años”.