El programa de reciclado de E-Basura de la Universidad de La Plata cumple 10 años

El Programa de reciclado de residuos informáticos E- Basura de la Universidad Nacional de la Plata cumplió 10 años y lo celebra con una campaña de donación a distintas instituciones educativas de la región, informó esa casa de estudios. 
La convocatoria “10 años 10 escuelas”, consistió en seleccionar a 10 colegios de La Plata y alrededores que ya comenzaron a recibir equipamiento informático. 
Cada institución elegida -a través de esta propuesta- es beneficiada con cuatro computadoras completas integradas por su CPU, monitor, teclado y mousse.
El primer establecimiento en obtener las donaciones de E-Basura fue la Escuela de Educación Secundaria Nº 15 “Luis Federico Leloir” de la localidad de City Bell, que ahora tendrá una sala de informática donde 600 alumnos podrán acceder a una formación en TICs.
Viviana Ambrosi, directora del Programa E-Basura recordó que “en 2016, esta escuela sufrió un incendio en el que perdió los equipos informáticos y varias aulas quedaron destruidas. Luego de un año de trabajo y con la ayuda de vecinos pudieron ponerla en funcionamiento pero nunca volvieron a tener el equipamiento técnico para los estudiantes”.
También serán destinatarias de equipos la Escuela de Educación Agropecuaria Nº 1, las Escuelas de Educación Secundaria Nº 2 “Perito Francisco P. Moreno”, Nº 6 Monseñor Enrique Angelelli, de Berisso; Nº 90 de Los Hornos; Nº 536 de Villa Elisa; Nº 4 “19 de Noviembre”; Colegio Agrotécnico Juan XIII de La Plata; Secundaria Fines con oficio, de Arana; Club Olimpia de Los Hornos (que dicta Fines 2).
La iniciativa de la UNLP es implementada desde el 2009 y consiste en recibir equipamiento informático en desuso de particulares, empresas y organismos públicos para su restauración, reacondicionamiento y reutilización por parte de instituciones, organizaciones sociales, comedores populares, escuelas y bibliotecas, entre otras entidades.
Su centro de reciclado funciona en los talleres de la localidad de Tolosa, ubicados en calle 3 y 525, donde un grupo de trabajo compuesto por alumnos, profesionales y becarios reciclan los elementos recibidos que luego son donados a diferentes instituciones sin fines de lucro.
El trabajo de E- Basura nació con el objetivo de reducir la brecha digital, apuntar a la equidad social, favorecer la protección ambiental y contribuir con la formación de alumnos universitarios.