Felipe Pigna: “Quería integrar a las mujeres a la gran historia y que no haya que escribir una historia aparte”

El término “insolente” fue usado durante mucho tiempo para descalificar a las mujeres rebeldes, y partiendo de esa base el historiador Felipe Pigna escribió un libro con la vida y obra de las “Mujeres insolentes de la historia”, enfocado a jóvenes lectores.
“La palabra insolente era muy usada por los conquistadores españoles para descalificar a las mujeres originarias que se negaban a aceptar el nuevo orden impuesto por unos reyes lejanos y ajenos”, escribe el autor en el libro editado por Emecé.
La primera historia de este compendio es la de “Anacaona” (Flor de Oro) esposa de Caonabó, uno de los cinco caciques que gobernaban el terriotorio de Haití en época del desembarco de los españoles. Luego de un fuerte enfrentamiento entre nativos e invasores donde Caonabó perdió la vida, su mujer asumió la jefatura y luchó para defender a su pueblo durante seis meses hasta que fue capturada y condenada a la horca.
Con grandes ilustraciones a todo color de Costhanzo, Pigna repasa en estas páginas los actos heroicos de Manuelita Rosas, Juana Azurduy, Encarnación Ezcurra, Juana Manuela Gorriti, Julieta Lanteri, entre otras tantas que hicieron que sus nombres sean recordados a pesar de los años transcurridos.
La insolente que cierra este primer tomo -ya hay otro en camino- es la poeta Alfonsina Storni, quien no solo escandalizó con sus versos a toda la sociedad porteña sino que se mostraba orgullosa como madre soltera a los 19 años. Poeta, madre, maestra, actriz, socialista y feminista, Storni trabajó en un taller de gorras donde se vinculó con el anarquismo y propiciaba la solidaridad y el fin de las desigualdades. Más tarde enfermó de cáncer, por lo que decidió quitarse la vida arrojándose al mar en la ciudad de Mar del Plata.
– ¿Cómo nació la idea del libro?
– Felipe Pigna: Muchas de estas historias se las conté a mi hija, a quien le dedico el libro. Hice un repaso por la vida de 29 mujeres muy representativas desde la conquista hasta el comienzo del siglo XX. Durante mucho tiempo se utilizó el “insolente” como un término descalificatorio hacia las mujeres, después se usó mucho el insolente a solas y tiempo más tarde se agregó “mocosa insolente”.
– ¿Qué se encuentra el lector en tu libro?
– F.P.: Lo que relata el libro es la vida de las mujeres que se atrevieron, hace mucho tiempo, a luchar por lo que el autoritarismo no les permitía. Cosas tan naturales como estudiar o recibirse de médica como el caso de Cecilia Grierson, nuestra primera médica, o el caso de Alfonsina que era madre soltera y eso no estaba bien visto. Ella a esa condición la lleva con bastante orgullo y exhibió su maternidad. La sociedad, lejos de comprenderla, la juzgó, la discriminó… a una de las mejores poetas que tuvo nuestro país.
– ¿Te sorprendió alguna historia en especial?
– F.P.: Sí, y este personaje lo hace desde mi anterior libro, “Mujeres tenían que ser”. María Remedios del Valle, “la madre de la patria”. Una mujer afrodescendiente, en principio esclava liberta quien se incorporó al ejercito de Manuel Belgrano y fue nombrada capitana al participar de los combates de Salta y Tucumán y del Éxodo jujeño. Durante las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma recibió un balazo y fue capturada por los realistas y azotadas durante nueve días. Esta insolente terminó en la pobreza pidiendo limosna. Fue el general Viamonte quien la reconoció y pidió al gobierno una pensión para que no siga en la indigencia y que la nombren “Madre de la Patria”. Pero cuando se reescribe la historia argentina durante la generación del 80 parecía incorrecto tener a una madre de la patria negra, entonces la sacan de la historia y desaparece.
– En tiempos de #NiUnaMenos, ¿creés que este libro es un aporte para contar que ser fuertes e insolentes es histórico?
– F.P.: Siempre hubo mujeres y hombres fuertes. La intención del libro es integrar a las mujeres a la gran historia y que no haya que escribir una historia aparte. Las mujeres fueron muy excluidas de la historia y fueron puestas en frases machista ridículas e injustas como esa que reza: ” Detrás de un gran hombre hay una gran mujer”.
– ¿Qué personaje de este libro te hubiese gustado encarnar?
– F.P.: Hay varias que son súper interesantes. Juana Manso es un personaje maravilloso, luchadora, docente -armó junto a Domingo Sarmiento el proyecto de la Escuela de Ambos Sexos N°1, la primera escuela mixta del país-, fue pionera del periodismo y hablaba de la emancipación de la mujer. Un personaje entrañable.
– Si tuvieses la posibilidad de viajar al futuro sobre, ¿qué mujer insolente de estos tiempos escribirías?
– F.P.: Muchas… Creo que las mujeres que están trabajando por la igualdad y contra el feminicidio son insolentes.
– ¿Cuál es la importancia de que los chicos conozcan sobre historia?
– F.P.: La historia es como el ADN. Si no sabemos de dónde venimos, no sabemos hacia dónde vamos. La historia es como el espejo retrovisor, uno necesariamente tiene que mirar atrás para poder avanzar. El conocimiento de la historia es fundamental para la formación de un ciudadano y en definitiva lo que hace un niño en la escuela es formarse como ciudadano. El libro llega naturalmente a las escuelas, no porque el gobierno los compre, pero sí porque lo eligen y es eso es mucho mejor.