Fernández y Sánchez ratificaron vínculos, apoyos y perspectiva de inversiones

El presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, ratificaron hoy los vínculos de ambas naciones y llamaron a hacerlos «aún más sólidos» a uno y otro lado del Atlántico para lograr mayores inversiones, una distribución más equitativa de las vacunas contra el coronavirus y el apoyo necesario para que Argentina pueda obtener una reprogramación de los vencimientos de deuda con organismos multilaterales de crédito.
Estos fueron los ejes del encuentro que mantuvieron ambos mandatarios junto a empresarios de las dos naciones en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada y luego en una conferencia de prensa conjunta que encabezaron en las afueras de la Casa de Gobierno, con presencia de medios locales y españoles.
Sánchez destacó «las medidas que ha adoptado el presidente Alberto Fernández para defender la salud pública y la vida de sus compatriotas» en el marco de la pandemia por coronavirus y también se sumó al reclamo argentino de una «distribución más equitativa de las dosis» para lo que remarcaron como urgente «acelerar la distribución global de vacunas».
Sánchez pidió también que se transfiera «la tecnología necesaria para la producción local de fármacos» como para contribuir a ese objetivo y haya mayor oferta de dosis.
En este marco, Sánchez se refirió a la vacuna Sputnik V y comentó que “es uno de los debates que estamos teniendo con la UE».
«Me atrevo a decir que son vacunas y no tendrían que ser obstáculos para la movilidad entre continentes aunque no estén homologadas”, dijo.
A partir de este lunes, España dio inicio a la apertura de los viajes por turismo desde países extracomunitarios para personas que cuenten con el certificado de vacunación completo, y en el listado de vacunas que contempla no se encuentra la rusa, una de las más aplicadas en Argentina.
Fernández hizo mención a una conversación telefónica que mantuvieron en marzo de 2020, cuando el virus comenzó a arrasar y recordó: «Pedro me dijo una frase. ‘Estamos en presencia de un virus perverso que te saca un metro y es muy difícil recuperarse'».
«Un año después, creo que hiciste lo correcto y hacemos lo correcto cuando pedimos la socialización mundial de la vacuna. La vacuna frena muertes y hace llevaderos los contagios», dijo el mandatario argentino, que asumió que son medidas ingratas pero necesarias para luchar contra un virus desconocido hasta el momento.
«Son momentos muy difíciles, con decisiones complejas de asumir», resumió Sánchez.
El dirigente del PSOE, que llamó «amigo» a Fernández durante su intervención, pidió entonces a los argentinos que «vean a España como la puerta de entrada a Europa» al abordar el capitulo económico y el gobernante argentino pidió a los empresarios locales y españoles que «aprovechen el momento porque tienen dos presidentes que piensan lo mismo».
Fernández destacó el hecho de que España siempre invirtió en Argentina, aún en los «cuatro años de infortunio» que precedieron su Gobierno, en referencia a la gestión de Mauricio Macri.
Valoró que las inversiones españolas siempre hayan sido con un sello de producción y «no de especulación» y llamó a buscar en el intercambio comercial entre ambas naciones a construir «un eje de desarrollo» que tenga en cuenta los desequilibrios entre amabas economías.
«Desde el punto de vista bilateral, los números están ahí. El compromiso de las empresas españolas de quedarse, de ensanchar sus inversiones en el país», respondió Sánchez a Fernández.
El mandatario argentino sumó su optimismo al indicar que «Argentina y España tienen una oportunidad única para entenderse y poder avanzar» en las relaciones bilaterales.
Dijo que las empresas españolas «tienen toda las posibilidades para seguir invirtiendo» en el país y llamó a hacer «aún más sólidos» los vínculos y «mancomunar esfuerzos a un lado y otro del Atlántico».
Durante el encuentro con empresarios, se mencionó el rol de España como un actor central en la inversión extranjera directa en el país y se destacó que el comercio bilateral durante la pandemia representó 1.800 millones dólares, de los cuales 1.100 millones fueron exportaciones argentinas.
En este sentido, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Antonio Garamendi, le expresó al jefe de Estado argentino «que las más de 300 empresas» ibéricas están «a disposición» para colaborar en los efectos de la pandemia en materia económica y destacó además las «excelentes relaciones bilaterales y los fuertes lazos» entre ambos países.
«Nos une un futuro compartido», señaló Garamendi y destacó el rol de ambos países para «defender el multilateralismo».
También hubo palabras para el acuerdo Unión Europea-Mercosur, que «incorpora capítulos trascendentales» y que, según el empresario español, «merece todo el apoyo».
Fernández agradeció el apoyo de España «por todas las veces» que requirió su ayuda «para enfrentar los momentos más álgidos» de su gestión y destacó que «siempre» estuvieron de su lado, «acompañándonos y atendiendo nuestros reclamos» y citó el apoyo a la Argentina en su negociación con los organismos multilaterales de crédito para reprogramar sus vencimientos.
«Siempre estaremos al lado de Argentina en sus conversaciones con el FMI y el Club de París, el apoyo es absoluto y total», dijo Sánchez.
Estas palabras de apoyo a la Argentina tuvieron especial relevancia en momentos en que Argentina negocia con los organismos multilaterales de crédito una deuda tomada por el Gobierno anterior cuyos compromisos debe empezar a cumplir durante su gestión.
La deuda que Argentina tiene con el FMI asciende a US$ 45.000 millones, con vencimientos de aquí a los próximos tres años, que el Gobierno nacional a través de su ministro de Economía, Martín Guzmán, se esfuerza en reprogramar.
Incluso en este objetivo se encuadró el reciente viaje oficial que el presidente Alberto Fernández realizó a Europa, donde visitó Portugal, España, Francia e Italia para buscar apoyos que permitan obtener esta reprogramación de vencimientos de parte del FMI.
En cuanto al Club de París, Argentina tiene que afrontar un vencimiento de 2.400 millones de dólares que tenía fecha límite en mayo pero que se encuentra en este momento con una prórroga de 60 días, mientras se avanza en las negociaciones.
Sánchez arribó a las 10.30 a la Casa Rosada, donde fue recibido por Fernández y juntos se tomaron la foto oficial de la visita frente al gobelino que representa al General Don José de San Martín, montado en un corcel blanco en la Escalera de Honor o Francia de la Casa Rosada, que se encuentra camino al despacho del Jefe de Estado.
Luego, los mandatarios mantuvieron la reunión con empresarios argentinos y españoles en el Museo del Bicentenario y, más tarde, compartieron una conferencia de prensa.
Participaron del encuentro con empresarios el canciller Felipe Solá, el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme y el embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín.
Se encontraron allí presentes además el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja; el Director Ejecutivo de Grupo Insud, Manuel Sobrado; el representando de Globant, Nestor Nocetti; el Presidente y CEO de Newsan, Luis Galli; el director de Operaciones de Sinteplast, Miguel Ángel Rodríguez; y el representante de G&L, MarÍa Laura Palacios.
También asistieron representantes de Texcom, Javier Chornik; del Frigorífico Norte Grande S.A., Paula Babini; el vicepresidente de Cabrales, Martín Cabrales; el representante de Industrias Guidi, Marcelo Guidi y el CEO de G&L GROUP, José María Louzao.
Por parte de España, estuvieron en la reunión la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Marotto Illeera; la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamerica y el Caribe, Cristina Gallach Figueras; el embajador en Argentina, Javier Sandomingo; el secretario General de Asuntos Económicos y G20, Manuel de la Rocha Vazquez; y la directora del Departamento de Asuntos Exteriores, Emma Maria Aparici.
También, representantes de la Cámara Española de Comercio, y de las empresas Iberia, Iberconsa, Grupo Puentes, Telefónica, los bancos BBVA y Santander, y Naturgy, entre otros.