Gremios bonaerenses piden que no se quite la cláusula gatillo

Gremios docentes, de estatales, de médicos y de trabajadores judiciales bonaerenses rechazaron hoy la posibilidad de que el Gobierno quite la cláusula de ajuste automático del salario por inflación en las negociaciones paritarias provinciales que comenzarán en las próximas semanas.
Es que de acuerdo a algunas versiones, el Ejecutivo busca ofrecer un aumento de sueldos del orden del 15 por ciento con una cláusula de revisión en reemplazo de la cláusula gatillo, una herramienta que se utilizó en el último año para reajustar salarios trimestralmente en base a la inflación.
Esa posibilidad alertó a los sindicatos bonaerenses, desde donde consideran que la actualización automática es “fundamental”.
En declaraciones a Télam, la secretaria adjunta del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (Suteba), María Laura Latorre, dijo que “pedimos convocatoria inmediata a paritarias, rechazamos el debate con un techo del 15% y exigimos la implementación de la cláusula gatillo”.
“Ayer desde el Ejecutivo dejaron trascender la posibilidad de reemplazar la cláusula gatillo por una de revisión, de reapertura de paritaria. Ello sería en un terreno de confianza en los acuerdos y si bien nosotros negociamos de buena fe, el Gobierno viene sin cumplir”, expuso.
Sostuvo que “en el encuentro del 30 de noviembre se resolvió que nos iban a convocar en diciembre para comenzar a discutir salarios de 2018 y ello no ocurrió”, apuntó y remarcó que “todavía no hay fecha de reunión, la están dilatando y después nos culpan de tener como rehenes a los alumnos cuando ellos son los que acorralan a la comunidad educativa”.
En esa línea, el secretario general de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), Pablo Abramovich, explicó a esta agencia que “nuestra paritaria será el 15 de marzo, así lo acordamos el año pasado, por lo que aún no definimos la estrategia salarial” pero subrayó que “en 2017 la cláusula gatillo nos resultó efectiva, porque cerramos en 23,6% y eso implicó 3 puntos y medio más en enero, y a lo largo del año se fue a 27,1% por ajuste inflacionario”.
“Es probable que debatamos la necesidad de volver a plantearlo en un contexto donde las paritarias son duras y las pautas de inflación del gobierno no son confiables”, expresó.
En igual sentido, el secretario general de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP), Fernando Corsiglia, dijo a Télam que “defendemos la cláusula gatillo desde años anteriores, cuando los aumentos quedaban desfasados con la inflación y pedíamos reapertura de paritarias para que los sueldos se ajusten al costo de vida” y recordó que “el año pasado estuvimos de acuerdo” en su implementación.
“Ahora se menciona en los medios una oferta muy baja, del orden del 15%, por debajo de la previsión inflacionaria más conservadora de cualquier consultora. Por lo tanto, requerimos un aumento sustancial y sostener la cláusula gatillo”, reflexionó y añadió que “la alternativa que mencionan, el monitoreo, no alcanza porque queda a expensas de la convocatoria del gobierno”.
El titular de ATE provincia, Oscar De Isasi, manifestó que desde la administración bonaerense “intentan rebajar la negociación sobre cláusula gatillo o no cuando nosotros, los trabajadores eastatales, queremos recuperar el poder adquisitivo, lo perdido en los últimos años”.
Consideró que la cláusula no es suficiente porque “no se anticipa al desfasaje”, aunque consideró que “es mejor eso que no tenerlo”.