Judiciales piden medidas estrictas para hacer garantizar el aislamiento en sus dependencias del AMBA

La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) pidió a la Suprema Corte de la provincia que adopte «medidas estrictas para hacer garantizar el aislamiento» en las dependencias del área metropolitana de Buenos Aires y que postergue la apertura de cabeceras departamentales para evitar contagios de coronavirus, se informó en un comunicado.
Desde el sindicato se detalló que se solicitó al máximo tribunal «la urgente adopción de medidas de emergencia para atender la particular situación epidemiológica que atraviesan los partidos del AMBA, como así también que se posponga la puesta en funcionamiento pleno de las cabeceras departamentales de Trenque Lauquen y Pergamino por no garantizarse las condiciones de prevención necesarias para evitar con eficacia los contagios por Covid-19».
«Resulta necesaria la adopción de medidas de excepción para adecuar el funcionamiento del Poder Judicial a las disposiciones anunciadas en materia sanitaria por el Poder Ejecutivo Nacional el pasado viernes, en cuanto ordenaron una nueva y estricta etapa de aislamiento social obligatorio para el AMBA entre el 1 y el 17 de julio próximos», destacaron.
Pablo Abramovich, el secretario general de la AJB expresó que “frente al incremento de casos positivos de Covid en las dependencias judiciales del conurbano y ante las nuevas medidas de aislamiento dispuestas por las autoridades nacionales, sería irracional que la Corte no disponga un régimen de funcionamiento de emergencia para el Poder Judicial en el AMBA, restringiendo al mínimo el trabajo presencial”.
“Este nuevo régimen debe establecer con claridad la cantidad de personas -por dependencia y de acuerdo al fuero- que excepcionalmente deban realizar tareas presenciales en los organismos de turno para la atención de cuestiones urgentes, y donde se consagre el principio de respuesta por medios tecnológicos en todos los casos en que esto sea posible”, manifestó.
En esa línea, la AJB solicitó a la Suprema Corte la convocatoria a una mesa de diálogo «para abordar las medidas que permitan garantizar un nivel adecuado de protección en materia de seguridad e higiene para las dependencias que se pretenda poner en funcionamiento de modo pleno».