Kicillof recordó la Noche de los Lápices y afirmó que «no hay transformación sin la juventud»

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, recordó hoy el 44 aniversario de la Noche de los Lápices y afirmó que «no hay transformación sin la juventud que se proponga cambiar no sólo su propia vida sino la de los demás».
El mandatario formuló esas declaraciones al encabezar un acto en la Casa de Gobierno en conmemoración del Día Nacional de la Juventud, en donde estuvo acompañado por la directora general del Cultura y Educación, Agustina Vila; el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque; la Directora Provincial de Juventud, Ayelén López; y el subsecretario de Derechos Humanos, Matías Moreno.
Allí Kicillof anunció el aumento de inversiones sociales en programas de becas destinados a niños y jóvenes y la creación de un espacio de debate para las problemáticas juveniles, para lo cual se destinarán más de 2 mil millones de pesos por año.
«Este es un día importantísimo porque conmemora un hecho doloroso que ocurrió hace 44 años en La Plata y afectó a pibes tan jóvenes que de too lo que podemos decir de la dictadura militar, del genocidio y de esa historia trágica se sintetiza de alguna manea en la Noche de los Lápices», expuso el gobernador.
Consideró que la dictadura «tenía un proyecto de largo plazo para la Argentina con una dimensión económica, geopolítica y social pero también la idea de cortar de cuajo un proyecto de país que comenzó en 1945».
«Para cortar ese proyecto de país de manera definitiva había que aterrorizar y desaparecer a los más jóvenes», reflexionó Kicillof y citó a la vicepresidenta Cristina Kirhcner, quien dijo que «si uno aspira a transformar la realidad de fondo, debe involucrar a los más jóvenes de forma tal que su proyecto individual de vida se les convierta en parte de uno colectivo».
Sostuvo que «esto va más allá de que a cada uno le vaya bien o mal, comprendiendo que para que les vaya bien y tengan una vida plena no alcanza con que individualmente consigan su meta, formen su familia y tengan trabajo, sino que para que eso sea completo debe ser un proyecto que involucre también al que está al lado».
«A uno no le puede ir totalmente bien si al de al lado la va mal, uno no puede crecer pisando cabezas», evaluó el mandatario.
En ese contexto, Kicillof expuso que «los jóvenes sufrieron la persecución en la dictadura militar durante gobiernos dictatoriales» pero analizó que también los gobiernos democráticos de corte neoliberal «les cortaron las oportunidades y esa idea de proyecto colectivo de tener una sociedad más justa e inclusiva».
Recordó que en la administración anterior se buscó «instalar la meritocracia», es decir, «que cada uno se esfuerce para que le vaya bien» y pidió a la juventud «que se involucre, que milite y haga política pensando más allá del ombligo de cada uno».
De ese modo, anunció que se brindará una reparación económica del 90% para becas del Programa Envión destinado a jóvenes y adolescentes de 12 a 21 años y anticipó que se lanzará una nueva línea de trabajo con emprendimientos productivos e inserción y vinculación de destinatarios del Envión con instituciones educativas de niveles superiores.
Además, anticipó que habrá una reparación económica del 48% para becas de Centros Juveniles, destinadas a jóvenes bonaerenses de 15 a 29 años y planteó un aumento de las becas para el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia para chicos de 0 a 17 años.
A la vez, Kicillof anunció la creación de los Foros por la Ley Provincial de Juventudes, espacios de colectivos de discusión y debate sobre las principales problemáticas y demandas de las juventudes «para abordarlas y establecer un piso de derechos en el marco de una democracia en expansión».
«Este gobierno tiene dentro de sus principios más profundos la idea de transformar la provincia y sabe que ello es algo que no es sencillo, requiere diálogo y consenso», planteó el mandatario pero también subrayó que ese propósito «choca con importantes intereses que nunca buscaron el diálogo, el consenso, ni la democracia para llevar adelante sus metas».
De ese modo, opinó que «a veces transformar es pisar cayos, es romper estructuras muy consolidadas y enfrentar intereses muy poderosos».
«Los que somos del campo nacional, popular, democrático y feminista sabemos que en esa transformación no vamos a tener de aliados a los grandes capitales financieros internacionales», dijo.
Añadió Kicillof que «los aliados, los compañeros en esa transformación van a ser los sectores populares, los trabajadores» y reflexionó que «para que esas transformaciones sean realmente duraderas e irreversibles necesitamos tener de compañeros a los jóvenes antes que nada».
«No es menor el papel que cumple la juventud en la transformación», apuntó y remarcó que «no hay transformación sin la juventud que se proponga transformar no sólo su propia vida sino la de los demás y para eso cuentan con el gobierno de la provincia de Buenos Aires».