La Cámara Federal de La Plata rechazó habilitar la feria para tratar un pedido contra la designación de Culota como juez electoral

La Cámara Federal de La Plata rechazó ayer un pedido de habilitación de la feria judicial solicitado por la Asociación civil AJUS La Plata, Berisso y Ensenada, para tratar un planteo de presunta inconstitucionalidad en la forma de designación del juez de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, al frente del Juzgado Federal N°1 de La Plata, con competencia electoral bonaerense.
En la resolución, la Sala 1 de la Cámara, a cargo de los jueces Carlos Compaired, Antonio Pacilio y Roberto Lemos Arias, “desestimó el pedido de habilitación de feria judicial formulado” por considerar que “de la petición no se evidencia ni se acredita el carácter de urgencia que pudiera acarrear la frustración de un derecho que sólo la intervención de esta Sala de feria pudiera evitar”.
Con esta resolución breve, de apenas una página, le Cámara Federal platense resolvió no habilitar la feria para tratar un planteo de AJUS contra el Consejo de la Magistratura que designó a Culota al frente del Juzgado Federal número 1 de La Plata, por lo que, una vez retomadas las actividades judiciales tras el receso, se resolverá la cuestión de fondo.
El 31 de marzo último, el Juzgado Federal Nº4 de La Plata, a cargo de Alberto Recondo, hizo lugar a una cautelar de AJUS y suspendió la designación del magistrado de Tres de Febrero al frente del juzgado electoral; posteriormente Recondo confirmó su resolución y fijó “en tres meses el plazo de vigencia provisional de la orden cautelar”.
Durante ese plazo, el titular del Juzgado Civil, Comercial y Contencioso Administrativo platense N°2, Adolfo Ziulu estuvo a cargo del juzgado pero el Estado apeló esa resolución y tras la elevación fue en queja ante la Cámara Federal de La Plata, la que luego le dio efecto suspensivo al fallo de Recondo y restituyó a Culotta.
El 5 de mayo último, Recondo analizó la cuestión de fondo y declaró la “inconstitucionalidad” de la designación; pero luego hizo lugar a la apelación del Estado nacional, le aplicó “efecto suspensivo” a su sentencia y giró la causa a la Cámara Federal de La Plata, que recién una vez finalizada la feria judicial, resolverá la cuestión de fondo.