La construcción se reactivó en 2017 y esperan que se consolide en el 2018

La actividad de la construcción tuvo un 2017 de reactivación, tras la caída sufrida el año anterior, y no sólo se iniciaron obras tanto privadas como públicas sino que se recuperó el empleo, destacaron a Télam empresarios del sector, que afirmaron que en 2018 se consolidará esta tendencia.
El presidente de la Cámara Industrial de Cerámica Roja (Cicer), Fernando Rico, afirmó que “la consolidación del modelo económico evidenciado en nuestro sector por el espíritu del Gobierno en facilitar el acceso al crédito hipotecario para la vivienda, fue percibida como elementos favorables a la construcción y en consecuencia, se aceleraron las decisiones de inversión que estaban retenidas”.
“Durante el 2018 las empresas productoras de ladrillo industrial, todas de capitales nacionales, estiman consolidar inversiones por más de US$ 30 millones en mejoras productivas y ampliaciones de la capacidad productiva, tendientes a satisfacer al mercado proporcionando productos de calidad como la nueva versión del ladrillo termoeficiente impulsando el ahorro energético en las viviendas”, subrayó Rico.
Por su parte, el director ejecutivo del Grupo Bautec, Luis Oyuela, destacó que “el 2017 presentó una mejora respecto del 2016, aunque hubo muchas más consultas que concreciones”, y explicó que esto se debió “a las altas tasas de interés, y a que los inversores quieren ver más avances” en la economía.
“Somos optimistas con el futuro y entendemos que en la medida que se baje la inflación, se disminuya el déficit fiscal y se consoliden las condiciones favorables para las inversiones, los años futuros serán mejores a los anteriores”, afirmó Oyuela.
El director ejecutivo de Grupo Cartellone, José Cartellone, precisó que “fue un buen año, aunque de transición ya que decidimos enfocar nuestros esfuerzos en la industria de la construcción, que dio origen al negocio”.
“Tenemos muy buenas expectativas para el 2018. Nuestro principal objetivo será aumentar las obras que tenemos en cartera y la facturación de la compañía. Además, apuntaremos a seguir participando en proyectos de obras públicas y privadas, como también tenemos planificadas inversiones según la demanda de cada obra”, indicó Cartellone.
El gerente de Alfonso Sabbatini Equipos Hidráulicos, Alejandro Sabbatini, remarcó que “a partir del segundo semestre hubo un fuerte aumento de la demanda, debido a una importante reactivación de la obra pública y de la actividad privada”, y señaló que “la inversión en obra pública proyectada es muy alta y este año permitió que se triplique la actividad en nuestro sector y que actualmente estemos en plena actividad”.
“Apostamos fuerte a 2018, que será un año de mucho crecimiento. En un escenario conservador estimamos un aumento de la demanda de un 10% sobre las unidades”, destacó Sabbatini.
A su turno, el director ejecutivo de Anclaflex, Emiliano Bonfiglio, afirmó que “fue un buen año ya que hubo récord histórico de producción y de despacho de mercadería, pronosticando llegar a un 23% de crecimiento contra el anterior”, y precisó que “estos resultados se deben, entre otras cosas, a la inversión realizada para duplicar la capacidad productiva en revestimientos y masillas”.
“Las perspectivas para el año próximo para el sector de la construcción son buenas y se espera un crecimiento, que en nuestro caso en particular nos impactará en 2019 cuando las obras estén en la última etapa, ya que ahí es donde entramos nosotros ofreciendo todas nuestras opciones de terminaciones”, explicó Bonfiglio.
El director ejecutivo de Criba, Santiago Tarasido, indicó que “en 2017 se publicaron numerosas licitaciones públicas de proyectos que apuntan a configurar un largo proceso de expansión de infraestructuras y nuevos edificios”.
Sostuvo que “la actividad privada de arquitectura, apalancada con el impulso de los créditos hipotecarios y las líneas de crédito para desarrolladores, también visualiza grandes signos de reactivación”.
“Nuestro país en general y la industria de la construcción en particular están atravesando un proceso de cambio, el cual ya es visible”, afirmó.
“En un escenario de crecimiento sostenido creemos que es momento de mejorar procesos constructivos e innovar aprovechando las nuevas tecnologías, para que entre todos, Estado, empresas y trabajadores, logremos fomentar la eficiencia, la sustentabilidad, y la productividad del sector y del país”, concluyó Tarasido.