La Fiscalía pidió la prisión preventiva de seis detenidos por los abusos en Independiente

La fiscal María Soledad Garibaldi, que investiga al menos nueve casos de abuso sexual y prostitución de menores de la pensión de Independiente, pidió la prisión preventiva de seis detenidos en esa causa, lo que deberá ser resuelto por el Juez de Garantías en un plazo de cinco días, confirmaron hoy fuentes judiciales a Télam.
El pedido de Garibaldi, presentado a las 23 del domingo, involucra al árbitro Martín Bustos, al relacionista público Leonardo Cohen Arazi, al organizador de torneos de fútbol Alejandro Dal Cin, al representante de futbolistas Juan Manuel Díaz Vallone y al estudiante Silvio Fleytas.
La fiscal también pidió la prisión preventiva del abogado Tomás Beldi, quien en un primer momento defendía a Bustos, y es acusado de encubrimiento por haber destruido el teléfono móvil del árbitro cuando se comenzó a investigar el caso.
Ahora, es el juez Luis Silvio Carzoglio, titular del Juzgado de Garantía Nº 9 de Avellaneda a cargo de la causa, quien tiene cinco días para resolver los pedidos de la Fiscalía.
En cuanto al séptimo detenido en la causa, Alberto Ponte, quien se dedicaba a la compra-venta de jugadores y está acusado de acoso de menores a través de las redes sociales (“grooming”), su situación procesal se resolverá más adelante, informaron las fuentes.
Los casos salieron a la luz a mediados de marzo, cuando un niño de 14 años se “quebró” ante el psicólogo del club describiendo que había mantenido practicas sexuales a cambio de dinero con una persona mayor.
A partir de este caso, el club presentó la denuncia y la Justicia comenzó a investigar llegando a identificar a al menos nueve víctimas, aunque fuentes cercanas a la investigación aseguran que “podría haber muchas más”, de acuerdo a testimonios todavía no incorporados a la causa.
“Mi cliente no tuvo sexo con menores, la acusación en una barbaridad. El sí ha tenido sexo con hombres porque es gay pero esto no es un delito. Si se confirmarse el procesamiento con prisión preventiva apelaremos la medida”, aseguró a Télam Juan José Ordaz, abogado de Cohen Arazi, detenido desde el 28 de marzo y acusado por la fiscalía de al menos cinco hechos de abuso sexual ultrajante y corrupción de menores.
El abogado indicó que “realizarán al menos seis pedidos de nulidad” y reiteró que “al momento en que mi cliente declaró no conocía la prueba; cuando nos dieron acceso a la causa los nombres estaban tapados, por lo que no podemos saber quién declaró qué cosa”, entre otras situaciones que el letrado califica como irregularidades.
Ordaz informó que también apelará ante la Cámara el sobreseimiento dictado el 10 de abril de Joaquín V., un joven de 19 años de la Cuarta División de Independiente que en un primer momento fue señalado como “el entregador” de los menores corrompidos, “pero que la Justicia evaluó que también era víctima y por eso lo sobreseen”.
Por su parte, Julio Chavarría, abogado de Martín Bustos, quien se encuentra detenido desde el 24 de marzo y fue acusado por la fiscalía de tres hechos de abuso sexual ultrajante y corrupción de menores, también anticipó que apelará la medida.
Según el letrado, su defendido estaba acusado de un sólo caso, “pero le sumaron dos hechos con personas que actualmente son mayores y que la fiscal entendió que estaban en situación de vulnerabilidad porque se habían prostituido desde que eran menores”.
Finalmente, el jueves último se presentó en la UFI 4 de Avellaneda el dirigente de la AFA Javier “Pipo” Marín, de quien la Justicia sospecha que podría ser el contacto que aparece identificado como “Ballena” en varios de los teléfonos celulares de los chicos abusados.
En su declaración, Marín admitió haber llamado a Bustos, pero aseguró que lo hacía como parte de su trabajo, ya que el vocal titular del Comité Ejecutivo de AFA y presidente de Acassuso es el nexo entre la entidad y los árbitros.
Las fuentes precisaron que luego de declarar ante la fiscal, Marín fue “imputado no procesado”, es decir que quedó en una situación intermedia: no hay pruebas suficientes para ordenar su detención pero tampoco se logró despejar las sospechas que existen sobre él.