La madre del jefe de operaciones del ARA San Juan: “La noticia fue cruel porque nos enteramos por los medios”

María Rosa Abel Castro, madre del jefe de operaciones del submarino ARA San Juan, Fernando Villarreal, afirmó esta mañana que la noticia que recibieron ayer sobre la decisión de poner fin a la búsqueda de sobrevivientes fue “cruel” porque se enteraron a través de “los medios de comunicación”.
“La noticia que nos dieron ayer fue cruel porque nos enteramos por los medios de comunicación”, aseveró la mujer, quien dijo esperar que “encuentren al submarino” y que, después, “los responsables de esta tragedia o desaparición, vayan presos”.
“No voy a parar para hacer eso”, aseveró la madre de Fernando Villarreal, uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan, del que se perdió el rastro el 15 de noviembre pasado.
La mujer, que vive en Punta Alta junto a su esposo Jorge Villarreal, se encuentra en Mar del Plata, ciudad en la que vive su hijo junto a su esposa y su hija de 3 años.
“Se avisó sólo a los familiares que están en la base y son muy poquitas las familias que están, creo que ayer, si tenían que dar esa noticia, tenían que haber llamado a las 44 familias que estamos dentro de lo que es la ciudad de Mar del Plata”, agregó la mujer.
“Ni siquiera tuvieron la delicadeza de llamarnos por teléfono a cada familia”, aseveró en declaraciones a Radio Bahía Blanca.
También, Abel Castro dijo que espera que “encuentren el submarino y después los responsables de esta tragedia o desaparición”.
“No sé el calificativo que le podría poner”, dijo, y agregó: “Que vayan presos, el responsable del área naval de Mar del Plata, el comandante, el de la fuerza en la base naval que recibe las comunicaciones y el que dio la orden para que el submarino siguiera a Mar del Plata y no volver a puerto cercano cuando le dijeron que había una avería y se corta la comunicación”.
“Hay tres o cuatro personas que quiero que estén presas, no que se vayan retirados, los quiero ver presos”, sostuvo la madre de Villarreal.
En este marco, contó que éste era el último viaje que tenía previsto realizar su hijo porque -indicó- “se iba de pase a Buenos Aires”.