La mayoría de los detenidos son jóvenes, con primaria y estaban desocupados al ir a prisión

La mayoría de los detenidos en todo el país tiene entre 25 y 34 años, aún no fue condenado, contaba con un nivel de estudios que sólo alcanzaba a la primaria completa al ingresar a prisión y en ese momento se encontraba desocupado o tenía un empleo parcial.
Los datos surgen del Sistema Nacional de Estadística sobre Ejecución de la Pena (SNEEP) correspondientes a 2016, que fue presentado hoy por el Ministerio de Justicia de la Nación.
El estudio, realizado en las 290 cárceles federales y provinciales, señala que en 2016 se registró la mayor tasa de de población penitenciaria en Argentina de los últimos 15 años (175 cada 100.000 habitantes).
Este dato ubica al país en el sexto puesto en Sudamérica, donde Brasil está primero con una tasa de 313, en tanto que la tasa en Argentina creció un 23% respecto de 2004, cuando era de 142 cada 100.000 habitantes.
De acuerdo con el estudio, en su mayoría, los internos tienen entre 25 y 34 años (39%), seguidos por la franja de entre 35 y 44 años (23%) y de entre 21 y 24 años (17%), tendencia que no varió en los últimos años.
Respecto del nivel educativo, sólo el 34% tiene completa la escuela primaria al momento de ingresar al sistema carcelario, seguido de un 29% con nivel secundario completo y un 21% con secundario incompleto, lo cual también es una constante de los últimos tiempos.
En tanto, en 2016 se registró el mismo porcentaje de internos desocupados y de internos con trabajos a tiempo parcial (41%) al momento de ingresar al sistema carcelario, mientras que los trabajadores de tiempo completo representaron el 18%.
Otro dato de la estadística es que el 50% de los internos no tenía ni oficio ni profesión al momento de ingresar a prisión, seguidos por un 39% que contaba con un oficio y un 11% que tenía una profesión.
Del estudio, también surgió que el 59% de las mujeres y el 52% de los hombres detenidos lo están sin condena, aunque el porcentaje es el más bajo desde el censo carcelario de 1953.
La provincia con menor cantidad de detenidos sin condena es Neuquén (5,3% del total), seguida por Santiago del Estero (15,2%) y Río Negro (19,2%), mientras que el Sistema Penitenciario Federal es el que mayor cantidad de presos sin condena posee (74% del total), seguido por las provincias de Formosa (63,2%) y San Luis (59,2%).