La Plata: buscarán que padres paguen por los daños que realizan sus hijos

Los padres y tutores de menores de edad deberán pagar por los daños que realizan sus hijos si se aprueba el nuevo código de convivencia que prepara el equipo del intendente de La Plata, Julio Garro. Los destrozos al espacio público municipal podrían demandarles multas de hasta más de 104 mil pesos y trabajos comunitarios.

Así se desprende del borrador del nuevo código que en pocos días será presentado en sociedad y girado al Concejo Deliberante para su debate antes de fin de año, según publicó el diario local El Día.

En ese boceto, se establece que cuando se le impute la comisión de una falta a un menor de edad “será de aplicación lo normado con respecto a la responsabilidad objetiva de sus padres, tutores o guardadores en el Código Civil y Comercial de la Nación”.

No obstante, en el desarrollo del código se establece un artículo más conciso: “Serán sancionados con multa de 50 a 600 módulos y/o trabajo comunitario, los padres, tutores o guardadores de menores de edad, por los daños que éstos causaren en el espacio público municipal, con motivo de los festejos de inicio o finalización del año lectivo o en el contexto escolar”.

Y agrega: “Se dispondrá la obligación de volver al estado anterior los bienes o espacios afectados debiendo, además, brindarse en las instituciones de pertenencia de los alumnos jornadas educativas al efecto”.

Con toda claridad, el artículo apunta a los festejos que los años superiores de los alumnos de colegios secundarios han dado en denominar “último primer día”, sumado a las características celebraciones previas a los viajes de fin de curso y cierres de ciclo lectivo, entre otros motivos.

Sin embargo, el titular de Control Ciudadano, Roberto Di Grazia, explicó que las multas a los responsables de los menores que produzcan daños en la vía pública serán “para todo tipo de casa”, y mencionó el caso ocurrido la semana pasada en la Plaza de Tolosa, donde menores de edad provocaron daños del mobiliario urbano y se vieron obligados a repararlos.