La Universidad de La Plata y Hospital El Cruce avanzan en el estudio de enfermedades oncohematológic

Investigadores de la Universidad Nacional de La Plata, el CONICET y del Hospital El Cruce estudian el rol de una proteína, denominada HV1, que tiene como función regular el grado de acidificación celular para tratar a pacientes con enfermedades oncohematológicas.
Es que las patologías como leucemias agudas, síndromes mieloproliferativos y linfoproliferativos, síndromes mielodisplásicos y neoplasias de células plasmáticas presentan una elevada morbi-mortalidad y su tratamiento clásico, basado en terapias citotóxicas, presenta una variada eficacia con gran impacto en la calidad de vida de los pacientes.
En este contexto, la UNLP, el Conicet y El Cruce trabajan para encontrar nuevos blancos terapéuticos más selectivos.
“La traslación a la clínica, mediante el posterior desarrollo de fármacos o anticuerpos contra nuevas estructuras celulares representa una mejora sustancial en la calidad de vida del paciente gracias a terapéuticas eficaces y seguras”, detallaron en un comunicado.
La directora de proyecto, Verónica Milesi, explicó que “el estudio propone que la inhibición de Hv1 podría inducir la muerte de la célula tumoral por acidificación” y añadió que esa hipótesis “fue demostrada previamente por nuestro grupo en una línea celular modelo, y ahora en colaboración se estudiará en las células tumorales de muestras de pacientes con diagnóstico de distintas enfermedades oncohematológicas”.
En tanto, el bioquímico, Diego Issouribehere, investigador responsable del proyecto en el Hospital El Cruce, detalló que “nuestro trabajo consiste en hacer el seguimiento en cada paciente en forma individual, cuantificando a nivel celular la expresión de Hv1 y así evaluar si existe correlación entre la expresión de la proteína y el pronóstico de la enfermedad”.
“Estos datos permitirían proponer a Hv1 como un potencial blanco terapéutico, así como también un nuevo marcador del pronóstico de progreso de la enfermedad oncohematológica”, dijo.
La investigadora manifestó que “los resultados preliminares obtenidos hasta la fecha son promisorios y nos permiten profundizar este trabajo colaborativo entre dos grupos de experiencias complementarias”.