Legisladores manifestaron “preocupación” por el cierre de una planta de Fabricaciones Militares en Azul

Los diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana-FpV-PJ Miguel Funes y César Valicenti presentaron un proyecto de declaración en la Cámara de Diputados bonaerense en el que manifestaron su “profunda preocupación por el cierre de la planta de explosivos de Fabricaciones Militares FANAZUL en la localidad bonaerense de Azul”.
La iniciativa parlamentaria, que lleva las firmas de acompañamiento de los legisladores Lauro Grande, Lucía Portos y Gabriel Gogoy.
Allí plantearon que “la reciente decisión anunciada por el interventor de la empresa estatal ‘Fabricaciones Militares’ de cesantear a más de 230 trabajadores e impactando también a quienes tienen planta permanente alcanzando a más de 38 trabajadores, afectando a un total de 268 familias”.
Analizaron que “en un contexto de acuciante crisis laboral, tanto en la Provincia como en el resto del país, semejante decisión afecta gravemente la vida de los azuleños que trabajaban en FANAZUL, quienes en algunos casos superaban los treinta años de antigüedad laboral”.
Sostuvieron además que “interpelamos a la Gobernadora María Eugenia Vidal a propiciar las gestiones necesarias con los funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional para encontrar una solución sobre el conflicto suscitado que evite poner en riesgo los puestos laborales y la actividad productiva de la localidad de Azul y localidades aledañas”.
La planta de Fabricaciones Militares daba trabajo a 219 operarios, pero la semana pasada el interventor de Fanazul, Luis Riva, confirmó el cese de sus contratos bajo el argumento de que no era rentable.
“La planta deja de producir. Dejó de hacerlo el 28 diciembre”, confirmó Riva en esa oportunidad en declaraciones a LU32 Radio Olavarría, y explicó que “la producción era muy pequeña en Azul y puede ser reabsorbida por otras plantas de la empresa” .
De inmediato, los trabajadores de la planta, junto a vecinos y entidades gremiales, iniciaron un plan de lucha para visibilizar el conflicto que supone el cierre de una planta en un distrito de menos de 100 mil habitantes.