Los mejores resultados de las pruebas Aprender se registraron en distritos del interior bonaerense

Los mejores resultados en lenguas y matemáticas de la prueba Aprender en la provincia Buenos Aires se registraron en ciudades chicas y del interior, mientras que los municipios del Conurbano presentaron los porcentajes más bajos de aprobación en esas asignaturas.
Los estudiantes de los colegios estatales de los distritos Monte Hermoso, Coronel Dorrego, Saavedra, San Cayetano, Coronel Pringles, Coronel Suárez, Tornquist, Guaminí, Coronel Rosales y Laprida fueron quienes mejores calificaciones alcanzaron en lenguas.
Los alumnos de las escuelas públicas de Dorrego, Tornquist, General Lavalle, Guaminí, Coronel Suárez, Tres Lomas, Alberti, Saavedra, Chacabuco y San Cayetano tuvieron los más óptimos desempeños en matemáticas.
En tanto, los niveles más bajos en lenguas fueron en establecimientos educativos ubicados en General Las Heras, Presidente Perón, Florentino Ameghino, Marcos Paz y Florencio Varela, y entre los 10 peores resultados en matemáticas se encuentran colegios de Tordillo, Pilar, Escobar, General Rodríguez y General Las Heras.
Las evaluaciones de lenguas y matemáticas a alumnos de 6º grado se realizaron en octubre pasado en 5.236 escuelas primarias estatales y privadas.
En ese sentido, el director general de Cultura y Educación bonaerense explicó que la brecha educativa entre los distritos del Gran Buenos Aires y el interior tiene que ver con diferentes razones, entre las que destacó “la situación económica” y la “vulnerabilidad social” de las distintas regiones.
“En el interior muchas veces hay mayores niveles de ingreso que en el Gran Buenos Aires y eso incide directamente. Un niño proveniente de una familia con menores ingresos y más vulnerabilidad social, en donde los padres no lograron terminar la primaria y los chicos no pasaron por el jardín va a tener un desempeño inferior”, aseveró.
Graficó que en las comunas del interior influye también la cercanía que hay entre la comunidad educativa: “La espiral social es positiva: los padres y los docentes en las comunidades más chicas se conocen, por lo que hay un mayor involucramiento y participación”, apuntó.
Expuso el funcionario que “además, en el interior hay menos alumnos por docente, con lo cual hay más posibilidad de que el maestro esté cerca del chico y le pueda dedicar más tiempo”.
Sostuvo que en los pueblos, a la vez, incide favorablemente la cuestión de la infraestructura ya que los establecimientos educativos se mantienen en mejores condiciones que en el Conurbnano.
“Todas las condiciones hacen a un mejor clima escolar: escuelas más cuidadas, menos alumnos, menos pobreza”, dijo.
Sánchez Zinny remarcó que “la buena noticia es que disminuyó la brecha: mientras que en 2016 el 14,5% no llegaba al básico en lengua, ahora es el 7%”.
“Parte de las mejoras se deben a que cambiamos diseños curriculares, a que modificamos el diseño de la formación docente, a que capacitamos a 200 mil docentes en 3 años enfocados en lengua y matemática”, planteó.
El titular de la cartera educativa agregó que “nos enfocamos en el aprendizaje, no sólo en la inclusión para que los chicos estén en la escuela sino en que en la escuela aprendan y eso ayudó”.
Reconoció que los niveles en matemática disminuyeron y expresó que por ello se trabaja “en la capacitación y en el Plan Nacional Aprender Matemática para mejorar”, y dijo que “por eso también impulsamos la robótica en todas las escuelas para ayudar en esta materia y en el pensamiento crítico”.
Finalmente, destacó lo “positivo de tener información” y enfatizó en que “ahora podemos tomar decisiones de política educativa junto a los municipios, que son aliados estratégicos”.
“Esto genera debate educativo con datos concretos. Esto nos permite conocer cómo están aprendiendo nuestros alumnos y cuáles son las decisiones que debemos implementar para mejorar”, reflexionó.
“Incluso las escuelas empezaron a verle lo positivo a las pruebas y más del 70% de los colegios bajaron los resultados del portal, lo que significa que las autoridades se preocupan para ver en qué andan bien y en qué no. Es un gran paso”, concluyó.