Macri cree que el mundo camina en contra de la ideologización

El presidente Mauricio Macri afirmó hoy que “la etapa que nos toca por delante es contraria a la ideologización”, alertó que “los miedos al cambio manejan elecciones”, como ocurrió con el Brexit y en Estados Unidos con Donald Trump, y habló sobre los efectos de la corrupción develados por el caso Odebrecht.
Macri hizo estas apreciaciones durante su visita de Estado a España, en una charla distendida con el escritor Mario Vargas Llosa, quien le preguntó si creía que las políticas proteccionistas de Trump podían provocar un rebrote de antinorteamercanismo, marxismo u odio al imperialismo en América Latina.
“Yo diría que la etapa que nos toca por delante es contraria a la ideologización. Por definición, el sistema, la velocidad con la que va la comunicación, la tecnología, es contraria a esos movimientos de masa y liderazgos mesiánicos permanentes. Creo que todo es mucho más dinámico”, respondió Macri a su interlocutor, con el que se entrevistó cara a cara en la Casa América de Madrid.
“Lo que también hay es una fuerza que recorre el mundo y no se puede desestimar, que es el miedo a la incertidumbre; y se confunden cosas, globalización con revolución tecnológica”, añadió.
Macri remarcó que en “Estados Unidos la tecnología la tienen en casa. Los robots están dentro, y eso destruye el empleo tradicional, no la globalización”.
Además -continuó- “si uno mira los países que más crecieron fueron los que más comercializaron entre ellos. Y uno mira a la Argentina, y era uno de los más cerrados de todos”.
No obstante, indicó que “tampoco es lógico pensar que una apertura inmediata puede ser exitosa. Tiene que ser un proceso gradual de entendimiento”.
“Y también de entender por qué se está perdiendo trabajo, frente a hechos. Yo escucho a los gurus de Silicon Valley que dicen que nos nos preocupemos que la tecnología va a general tanto trabajo como el que destruye, pero creo que no lo saben”.
“Vamos a un mundo en el que quizás haya mucho menos gente trabajando en cosas productivas y más en contención social”, añadió.
“Estamos en un mundo de cambio y esos miedos manejan elecciones como el Brexit y Estados Unidos”, completó.
En cuanto a Argentina, “es el ejemplo de países que experimentaron la siguiente ola”. “Ya probamos esto de aislarnos, querer vivir con lo nuestro, de fórmulas mágicas, y no funcionara”.
“Estamos yendo hacia donde venía el mundo y se quiere ir, y es paradójico”, concluyó.
En otro tramo de la conversación, el escritor interrogó al Presidente sobre el caso Odebrecht, donde se investiga el pago de sobornos de esa empresa multinacional brasileña a distintos gobiernos de América Latina, incluyendo a la Argentina, donde el actual titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Gustavo Arribas, fue denunciado por recibir giros por más de 500.000 dólares, de los cuáles él sólo admite haber percibido 70.000 dólares por ventas que realizó en San Pablo, cuando aún no era funcionario.
Para el presidente argentino, el tema Odbrecht “no ha golpeado” al país, aunque admitió que “sí quisieron golpear a un funcionario mío”, dijo en alusión a Arribas.
Macri agregó en este punto que “nada contribuyó tanto a conocer la corrupción como Odebrecht” por lo que, ironizó, “vamos a tener que hacerle un monumento” a esa firma brasileña.