Más de 200.000 personas disfrutaron de La noche de los Museos

Más de 200 mil personas participaron del millar de propuestas que ofrecieron anoche distintos espacios de la ciudad de Buenos Aires en la 14ª edición de La Noche de los Museos.
Este hito ya consolidado en la agenda cultural llegó con actividades para todas las edades, recorridos dirigidos, exposiciones, conciertos, visitas guiadas nocturnas, intervenciones artísticas en la calle, danza, circo, teatro y muchas propuestas más.
El evento, que arrancó antes de las 20 y concluyó a las 3 de la mañana, ofreció una maratónica oferta que condensó más de mil actividades cuyo acceso fue favorecido por la gratuidad de colectivos, subtes y peajes.
La noche arrancó a a las 19.40 en el Cabildo con un espectáculo de percusión desde los balcones y arcadas del edificio. La gente luego pudo recorrerlo a través de intervenciones de teatro callejero. Este recorrido continuó en la Manzana de las Luces con el cierre de la sexta edición del Festival Internacional de Historietas, “Viñetas Sueltas”, que contó con más de 15 artistas invitados nacionales e internacionales. Música y viñetas se combinaron para brindar un show único: orquesta en vivo, dibujos y mapping. El circo también dijo presente en el Circuito Sur; diversas compañías circenses realizaron sus performances en el Cabildo y la Manzana de las Luces, recorriendo las calles para luego terminar todas juntas en Diagonal Sur.
Entre las propuestas estuvo también la exposición de Robert Capa en la Casa Nacional de Bicentenario, que reúne la monumental obra de este fotoperiodista húngaro, corresponsal de algunas de las guerras más emblemáticas del siglo XX.
Otra de las escalas favoritas fue el Museo Nacional de Bellas Artes para visitar la exposición del maestro catalán Joan Mirò: “Miró. La experiencia de mirar”, que presenta las 53 obras realizadas por el artista entre 1963 y 1981 e incluye pinturas, esculturas y dibujos.
El recorrido continuó en el Museo Nacional de Arte Decorativo y en el Museo Nacional de Arte Oriental con propuestas de música al aire libre y terminó en el Palais de Glace, que se puso a la vanguardia con una iniciativa única: una instalación dance en la cúpula a cargo de Trans Disco Express y con un cierre sorpresa en el primer piso, donde está montada “Transhispania”, la muestra fotográfica del reconocido artista Juan Gatti.