Millones de personas en todo el mundo observan el eclipse de Superluna azul

Millones de personas observan el eclipse total de la llamada Superluna azul, la segunda Luna llena del mes y en su posición más cercana a la Tierra, fenómeno que se verá principalmente en Norteamérica, Asia, Oceanía y el este de Rusia.
Si bien en Europa occidental, Sudamérica y África el eclipse se observará muy poco, será transmitido por la NASA, por lo que podrá seguirse paso a paso a través de la web a partir de las 21.30 GMT (18.30 de Argentina).
Además, en la ciudad de Buenos Aires, el fenómeno puede seguirse a través de una pantalla gigante ubicada en la intersección de las calles Cerrito y Viamonte.
Mientras gran parte del mundo espera el eclipse para esta noche, en otras regiones ya comenzó a visualizarse debido a las diferencias en el huso horario, como en Japón o en islas del Pacífico.
Si las condiciones atmosféricas lo permiten, se podrá ver cómo la Luna se tiñe de color rojizo sin necesidad de usar anteojos especiales, como en el caso de los eclipses solares.
Este fenómeno, en el que se combina un eclipse lunar, una Superluna, una Luna de sangre y una Luna azul, no se da desde hace 150 años, ya que la última vez que tuvo lugar fue en 1866, y la próxima vez que ocurra será recién el 31 de enero de 2037.
La Superluna se produce cuando el momento de máximo acercamiento es, además, el momento en el que hay Luna llena, la que se considera a la vez “Luna azul” cuando se dan dos Lunas llenas en un mismo mes.
Como ya hubo una Luna llena entre el 1 y 2 de enero, esta segunda es, además, una “Luna azul”.
Asimismo, hoy se producirá un tercer fenómeno, menos común que la Superluna y la Luna azul: la Tierra, el Sol y la Luna se alinean, dando lugar a un eclipse lunar total.
La Luna llena coincide con el momento en que entra en la sombra de la Tierra produciéndose así un eclipse.
A su vez, durante el transcurso del eclipse, la atmósfera de la Tierra filtrará la luz azul y verde de los rayos solares, pero dejará en cambio pasar la roja. Así se verá la “luna de sangre”, ya que se teñirá con el reflejo del brillo rojizo que le llegará procedente de la atmósfera.
Según datos de la NASA, en 2018 se producirán dos eclipses totales de Luna, el 31 de enero y el 27 de julio.