Modifican sistema de confección y evaluación de exámenes para concursos de magistrados bonaerenses

El Consejo de la Magistratura de la provincia de Buenos Aires modificó el sistema de confección y evaluación de los exámenes para los concursos de jueces en el territorio bonaerense.
Lo hizo mediante la publicación de la Resolución 2574 publicada hoy en el Boletín Oficial bonaerense, con las firmas de su presidenta, Hilda Kogan, y el secretario Osvaldo Favio Marcozzi, en la que se modificó la Resolución 2491 de 2017.
Desde ahora, las pruebas escritas consistirán en la resolución de un expediente judicial relacionado con el cargo concursado, “mediante la confección de pronunciamientos, requerimientos, dictámenes o cualquier otro tipo de presentación, según las características del objeto de resolución y del cargo concursado”.
Para la resolución de la prueba se permitirá al concursante la consulta de libros, la utilización de aquellas bases de datos de jurisprudencia y legislación que el Consejo de la Magistratura provea al momento del examen.
Los expedientes que serán utilizados para esos exámenes deberán confeccionarse, en formato digital, mediante la elaboración de “dossiers” en los que se seleccionará lo esencial de cada expediente judicial.
Las pautas de corrección del examen escrito serán: análisis de los hechos y argumentación emplead y aplicación del derecho. Se tendrán en cuenta el lenguaje utilizado, el cumplimiento adecuado de las formalidades, y la coherencia de la solución propuesta.
Los postulantes dispondrán de un plazo de cinco horas para culminar el examen escrito y para su aprobación se requerirá como mínimo alcanzar un puntaje de sesenta puntos, un mínimo de veinticinco puntos en el análisis de los hechos y la argumentación empleada, y de veinticinco puntos en la aplicación del derecho.
Aquellos postulantes que hayan alcanzado la puntuación mínima requerida para aprobar el examen escrito, se encontrarán habilitados para rendir el examen oral.
Las pruebas orales consistirán en preguntas referidas a las unidades temáticas que integran el programa de examen.
A cada postulante se lo interrogará sobre aquella unidad temática que le corresponda según el sorteo que realizará el aspirante al momento del test oral.
Los orales, que durarán una hora como máximo, serán grabados o videofilmados y para su aprobación se requerirá como mínimo alcanzar un puntaje de sesenta puntos.
La Sala Examinadora evaluará las pruebas informando quienes resultaron aprobados o desaprobados. La calificación de los exámenes escrito y oral podrá ser impugnada dentro del plazo de diez días hábiles desde la publicación de los resultados.