Monzó acordó con el presidente Macri que no continuará en el Congreso luego del 2019

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó , le comunicó a Mauricio Macri que no continuará en su cargo el año próximo. Monzó, que desempeña un rol clave para Cambiemos en el Congreso, decidió que no renovará su mandato como legislador, que termina en diciembre de 2019.
Hace un mes, Monzó se lo comunicó a las principales figuras del Gobierno en una reunión reservada. Se estima que un destino posible es la embajada en España, que actualmente ocupa Ramón Puerta. Sin embargo, en la sede diplomática dijeron desconocer quién sucederá a Puerta.
Desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada, Monzó protagonizó varias internas con figuras del oficialismo, como el jefe de Gabinete, Marcos Peña , y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. También cuestionó públicamente al asesor presidencial Jaime Durán Barba.
Monzó debió lidiar con el frente político más turbulento que enfrenta el Gobierno: la Cámara de Diputados. La semana pasada maniobró para evitar que la oposición lograra sesionar para rechazar el aumento de las tarifas. Sólo le faltó un diputado a la oposición para alcanzar el número necesario para debatir sin necesidad de contar con la compañía del oficialismo.
Antes había practicado equilibrio entre el mal humor social y la presión de los legisladores para eliminar el polémico canje de pasajes, sin quitarle recursos a los bolsillos de los diputados. llamado “reformismo permanente” no se tomará dos meses de vacaciones. La intención del Presidente es que el Congreso retome su actividad en febrero, dos semanas antes de la apertura de las sesiones ordinarias de 2018.
Pero el peor trance que enfrentó Monzó fue la aprobación de la reforma jubilatoria, con protestas callejeras y un fuerte enfrentamiento en el interior del Congreso. Los cambios fueron aprobados pero el costo político fue elevado.
Lentamente se había comenzado a tejer nuevos consensos para el próximo objetivo del Gobierno, que es la reforma laboral.
Y sin embargo, el titular de la Cámara de Diputados siempre fue resistido por la mesa chica que rodea al presidente Mauricio Macri. Su pedido de abrir la coalición gobernante hacia alianzas más amplias que incluyeran al peronismo chocó con la estrategia que comanda el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Las diferencias provocaron numerosos conflictos internos.