Problemas cardíacos en mujeres causan casi seis veces más muertes que el cáncer ginecológico

El 32 por ciento de las muertes de mujeres en Argentina se produce por problemas cardíacos, mientras otro 6% se desencadena por algún tipo de cáncer ginecológico, de acuerdo con un informe del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba) difundido hoy.
Según datos de ese centro, el primero de Neurociencias creado en el país, en los últimos años se incrementaron “considerablemente” los eventos cardíacos en mujeres jóvenes.
“Argentina se convirtió en uno de los países de Latinoamérica con mayor tasa de mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular en la población femenina: se estima que una de cada tres mujeres muere por esas afecciones”, precisaron.
Así, si bien se hace hincapié sobre la prevención de los diferentes tipos de cánceres ginecológicos, la mortalidad por problemas cardíacos es seis veces mayor que la generada por enfermedades oncológicas.
“Las mujeres jóvenes suelen subestimar a la enfermedad cardiovascular, incluso suelen no identificar los dolores de un infarto, ya que lo consideran una patología exclusiva del sexo masculino”, señaló Carlos Reguera, jefe de las áreas de Cardiología y Medicina Preventiva del Ineba.
Por su parte Hernán Provera, jefe del área de Riesgo Cardiovascular de ese instituto, afirmó que “la tasa de mortalidad por infarto de miocardio es mayor” en mujeres que en varones.
“Pasada la menopausia dejan de estar protegidas por los efectos de los estrógenos, lo que incrementa el riesgo de infarto”, advirtió.
Según cifras del Ministerio de Salud, en 2015 hubo 151.672 muertes en mujeres con “causa conocida”, de los que 48.643 (el 32,1%) correspondieron a enfermedades cardiovasculares (patologías del corazón, cerebro, aterosclerosis), mientras que la sumatoria de todos los tipos de cáncer alcanzó los 31.323 reportes.
“Muchas veces las mujeres, su entorno y los propios médicos suelen minimizar los síntomas y no darles importancia, lo que se traduce en elevados índices de mortalidad femenina por causa cardiovascular, que en gran medida pudieron haberse evitado”, coincidió Aníbal Damonte, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).
Desde el CACI recordaron el “A-B-C-D-E” para “cuidar el corazón de la mujer”: Atender los síntomas, Buscar ayuda, Controlarse, Decidir cambiar (modificar hábitos que no sean saludables) y manejar el Estrés.
“Entre las recomendaciones tenemos en primer lugar aquellas focalizadas en el evento agudo, que son ‘Atender los síntomas’ y ‘Buscar ayuda’, acciones urgentes que la persona y su entorno deben tomar y que modifican de manera sustancial el pronóstico de éxito en el tratamiento”, subrayó Diego Grinfeld, vicepresidente del CACI.
Y agregó: “En tanto, las recomendaciones de ‘Controlarse periódicamente’, ‘Decidir cambiar hábitos no saludables’ y ‘manejar el Estrés’ ponen énfasis en la prevención primaria, focalizada en llevar adelante las conductas necesarias para evitar que se produzca el evento cardiovascular”.
“El ideal para la realización de una angioplastía es dentro de las primeras tres a seis horas de comenzado el cuadro, porque ante un evento coronario cuanto mayor sea la demora, más probabilidades habrá de que el músculo cardíaco haya sufrido un mayor daño”, concluyó María Celia Bayón, cardioangióloga intervencionista y tesorera del CACI.