Proyectos transversales mejoraron los aprendizajes de más de mil alumnos en escuelas bonaerenses

Adicciones, Violencias, Cocina Saludable, Gastronomía, Deportes o Música fueron algunos de los temas que más de mil alumnos bonaerenses propusieron como disparadores para elaborar proyectos transversales con los cuales pudieron mejorar sus aprendizajes apoyados en el trabajo en red de sus docentes.
La iniciativa, denominada Muy Bien 10, surgió de un grupo de psicopedagogos y docentes de la Asociación Educar 2050 apoyadas por Adepa y empresas privadas, y se aplicó por primera vez en escuelas bonaerenses.
“El Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) es la línea que más se ve, pero se trabajaron también otros ejes como el fortalecimiento del liderazgo del director, la formación de comunidades de aprendizaje, el uso de la tecnología y de su información para toma de decisiones y el trabajo en red de docentes “, explicó a Télam Agustina Harriague, integrante de Educar 2050.
El ABP es uno de los pilares en el que se basa la reforma de la escuela secundaria llamada “Secundaria 2030” que impulsa el gobierno nacional en todo el país y que se aplicará el año que viene en la Ciudad de Buenos Aires, bajo el nombre de Secundaria del Futuro.
La iniciativa Muy Bien 10 se desarrolló durante este año en 10 escuelas públicas y privadas de los partidos bonaerenses de Lanús, Pilar, Cañuelas y Tigre y la experiencia será replicada en otras 2000 escuelas de la provincia de Buenos Aires, anunciaron los organizadores.
Participaron alumnos de tercero y sexto año quienes comenzaron a elaborar sus proyectos desde una pregunta básica que le hicieron sus docentes: ¿Qué es lo que quieren aprender?
Jorge Carrillo, alumno de tercer año de la escuela media 9 de Lanús, destacó que en su curso se propuso tratar el tema deportes y los valores que transmite.
“A partir del tema y mediante entrevistas a jugadores de rugby y de fútbol se dispararon otros cuestiones como la ética y la moral que a nosotros nos costaba aprender en Filosofía, pero que pudimos asimilar perfectamente”, sostuvo el alumno.
Susana Cabrera, docente de una escuela de Pilar, detalló que en un momento dado “los alumnos me decían que aprendían más que en la escuela, sin darse cuenta que estaban en la escuela pero aprendiendo de otra forma”.
En tanto, Elsa García, docente de una escuela de Pilar a la que van chicos de bajos recursos, destacó que empezar este proyecto “no fue fácil porque costó coordinar los tiempos de los docentes”.
“Hubo que respetar los tiempos de cada escuela, en algunas los docentes aprendieron rápido y en otras los psicopedagogos tuvieron que ir varias veces para convencerlos. Uno de las principales resistencias fue el temor de abandonar la enseñanza tradicional”, explicó Harriague
Precisó además que nuestra idea era “movilizar el sistema, demostrar en los hechos que hay otra manera de enseñar ya que nadie duda que el actual método esta caduco y para eso tomamos las ideas que están en el mundo como la innovación, la tecnología y el trabajo en red y mancomunado”.
Para Harriague “el cambio es urgente, no es una opción, los docentes se tienen que animar a dar este pasito. Es mentira que los chicos no se interesan por aprender”.