Rigen desde mañana las subas en luz, prepagas y transporte, y debuta la Red SUBE

Los valores de los servicios de transporte público, suministro eléctrico y medicina prepaga aumentarán mañana, de acuerdo con lo anunciado en diciembre, al tiempo que comenzará a funcionar la Red SUBE, que otorga descuentos de hasta 75% a pasajeros que usen dos o más medios de transporte en un lapso de tiempo.
La Red SUBE integra colectivos, trenes y subtes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) para ofrecer descuentos a quienes realizan una o más combinaciones: el segundo viaje tiene una quita de 50% y los sucesivos, de 75%.
El descuento se aplicará de forma automática con la tarjeta SUBE al momento del viaje y se podrán hacer hasta cinco combinaciones de transporte en un lapso de dos horas.
De acuerdo con el nuevo cuadro tarifario, el boleto mínimo de colectivo, que permite viajes de hasta 3 kilómetros (km), pasará de 6 a $8, lo que significará una suba de 33,3%.
En el tramo de 3 a 6 km, el boleto subirá de 6,25 a $ 8,25, con un 32% de aumento; en el de 6 a 12 km irá de 6,5 a $8,5, y un incremento de 30,7%; en el de 12 a 30 km pasará de 6,75 a $9, con un ajuste de 33,3%; y a partir de más de 30 km, ascenderá de 7 a $9,5, es decir, costará 35,7% más.
El pasaje mínimo en tren de las líneas Mitre, Sarmiento y San Martín, que permite viajar hasta 12 kilómetros, hasta hoy en 4, costará $5,5 a partir de mañana: 37,5% más.
Entre 12 y 24 kilómetros, el valor irá de 5 a $6,75, con un incremento de 35%; y el costo más alto pasará de 6 a $8, con una suba de 33,3%.
En el caso de las líneas Belgrano Sur y Roca, el mínimo irá de 2 a $2,75; la siguiente sección pasará de 3 a $4, en ambos casos con una suba de 33,3%; y la última, de 4 a $5,50, con un ajuste de 37,5%.
Para la línea Urquiza, el aumento del mínimo será del 36,3% al pasar de 2,20 a $3; en la segunda sección será del 33,3%, de 3 a $4; y en la tercera, del 38,9%, de 3,60 a $ 5.
En tanto, el boleto de la primera sección para la línea Belgrano Norte, pasará de 2 a $2,75, con un incremento de 33,3%; el de la segunda, de 2,40 a $3,25 y 35,4% de aumento; el de la tercera, de 3,40 a $4,50 y 32,5%; el de la cuarta, de 3,50 a $4,75 y 35,7%; el de la quinta, de 4 a $5,50 y 37,5%; y el de la sexta, de 4,80 a $6,50 con una suba de 35,4%.
En otro orden, las empresas de medicina prepaga aplicarán un aumento del 4% en los valores de sus cuotas.
Asimismo, las facturas de electricidad tendrán una suba promedio de 24% en el área metropolitana, concesionada a las distribuidoras Edenor y Edesur, donde la suba será de 18% para el 90% de los usuarios, y de 28% para el 10% restante.
De acuerdo con el cálculo difundido por el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, en diciembre último, quienes consumen entre 0 y 150 kilovatios pasarán a abonar $45 más en febrero, mientras que para el 30% de los usuarios la factura estará por debajo de los $261; y para un 50%, el valor máximo estará en $540.
La recomposición se aplicará “de forma tal que no se pueda decir que se discrimina positivamente a los porteños; nadie puede decir que estamos subsidiando a los usuarios de Edenor y Edesur, que son unos 5,3 millones sobre 13,2 millones de hogares de todo el país”, había enfatizado Aranguren ayer en declaraciones a radiales.
El funcionario precisó que quienes consuman hasta 150 kilovatios en febrero (30% de los hogares) pagarán 260 pesos mensuales antes de impuestos, frente a los 220 pesos actuales; mientras otro 40% de usuarios que consume hasta 300 kilovatios pasará de pagar 420 a 514 pesos por mes.
“En adelante, el ajuste semestral será por inflación considerando el costo de vida, la variación de precios mayoristas y los salarios, aunque en la parte de generación todavía falta para poder recuperar el costo”, dijo el ministro.
Los subsidios en las tarifas de gas y electricidad eran de 3,3 puntos del producto bruto “pero se bajó a 1,2 y queremos llegar a 0,3 por ciento, considerando sólo la tarifa social, que va a alcanzar a menos usuarios en función del éxito en combatir la pobreza”, explicó.
Aranguren reseñó que la eliminación de los subsidios en el sector energético concluirá a fines de 2019, excepto en la zona Patagónica y la Puna, donde terminará en 2023.