¿Sabés por qué te duele el cuello, la espalda o la cabeza?

Cuando el dolor se instala, es tarde. Las malas posturas durante un tiempo dejan consecuencias. “Hay que prestar atención a situaciones en las que forzamos al cuerpo”, explicaron.
Una mala postura corporal puede ser el motivo de dolores de espalda, cabeza y cuello, por lo que los especialistas destacaron la importancia de prestar atención a esta cuestión que puede afectar a la salud y la calidad de vida.
“Cuando el dolor de espalda se instala, ya es tarde. Es una consecuencia, producto de sostener una mala postura durante un tiempo. Lo ideal es no llegar a sentir dolor, prestar atención a las situaciones en las que forzamos al cuerpo al adoptar posiciones viciosas o cuando lo sobreexigimos con esfuerzos que no está preparado para afrontar”, explicó la licenciada Nilda Zárate, de Kinesiología del Hospital de Clínicas.
Zárate remarcó que la columna vertebral es el eje del esqueleto y tiene 2 curvaturas importantes: la cervical y la dorsal.
“Ambas se lesionan con facilidad, porque son las zonas con mayor movimiento. Actúan como bisagras para brindar movilidad al cuello y la zona pélvica”, puntualiza.
Por ello, la especialista destacó una serie de “tips” para aplicar en la vida cotidiana que pueden servir para identificar malas posturas.
“Si vamos a estar mucho parados, cocinando o planchando quizás, lo ideal es tener un pie levantado. Usar un apoyo (libros, las viejas guías de teléfono o una pequeña tarima) para apoyar el pie, flexionando un poco la rodilla. Eso evita la curvatura a nivel de la columna. Para barrer hay que tener cuidado con encorvarse. Para evitarlo, es conveniente usar escobas o escobillones cuyo mango quede a la altura del esternón, como mínimo. Sostenerlo con ambas manos, en una forma cómoda, sin que la espalda se curve o los hombros se eleven”, indicó.
La kinesióloga recomendó “no correr cosas pesadas con los pies y menos aún cruzar un pie sobre otro para empujar algo que esté en el piso. La forma correcta de levantar un peso es flexionar las rodillas, levantar el objeto y llevarlo cerca del cuerpo, luego levantarlo y trasladarlo.
“Lo mismo al girar con algo pesado en los brazos. Primero levantarlo de la forma anterior, acercándolo al cuerpo y luego rotar todo el cuerpo, con los pies de frente a donde tengas que dejar el peso”, añadió.
“En ambientes laborales es frecuente pasar mucho tiempo sentado, frente a la computadora. En principio, hay que tener una buena silla y eso no implica gastar dinero en costosos muebles diseñados, sino contar con una silla cómoda y con buen respaldo, que pase el medio de la espalda”, manifestó.
Zárate dijo que “para evitar la lumbalgia, hay que sentarse con la espalda derecha y la cola bien apoyada en la base del respaldo, manteniendo una postura erguida.