Se reúne la mesa chica de la CGT, con dudas sobre llamar a un paro antes del Mundial

La denominada “mesa chica” de la CGT se intentará hoy unificar el discurso de cara a la reunión del Consejo Directivo prevista para este jueves, en medio de las renovadas dudas de los jefes sindicales para impulsar un paro nacional antes de que empiece el próximo campeonato mundial de fútbol.
La disyuntiva surgió en los últimos días, luego de conversaciones entre sindicalistas, funcionarios nacionales y legisladores tendientes a obtener precisiones sobre la situación económica y las gestiones del Gobierno para obtener un crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI).
“Hay más incertidumbre que certeza para avanzar con un paro nacional, porque aún no se solucionó el problema económico y existe el temor en varios dirigentes de que una medida de fuerza pueda colocar al Gobierno en una complicada situación”, coincidieron voceros sindicales consultados por Télam.
Dijeron que hay mucha preocupación en los gremialistas por la situación actual, lo que fue transmitido a los ministros del Interior, Rogerlio Frigerio, y de Trabajo, Jorge Triaca, la semana pasada.
Así ocurrió, por ejemplo, el pasado jueves por la noche durante una cena en la sede del gremio de Sanidad, donde Carlos West Ocampo, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid, Armando Cavalieri, José Luis Lingeri, Andrés Rodríguez, Roberto Fernández y Rodolfo Daer conversaron con el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot.
La denominada “mesa chica” de la conducción de la central obrera se reunirá a partir de las 17 en la sede central de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).
Allí procurarán unificar posturas de cara a la reunión del Consejo Directivo prevista para este jueves, cuyo tema central será si se convoca o no un paro y qué tiempos se manejarán si se opta por la protesta.
En este sentido, si se resolviera convocar al paro habría que decidir si será antes del inicio del Mundial de Rusia, que arranca el 14 de junio, o una vez pasado el furor futbolístico, en julio, indicaron las fuentes.