Tras disolución de Ferrobaires, el Frente Renovador pide que Vidal explique el “destino de sus trabajadores”

El presidente del bloque de diputados bonaerenses del Frente Renovador, Rubén Eslaiman, pidió hoy que la gobernadora María Eugenia Vidal “explique los motivos” del cierre de Ferrobaires y brinde detalles sobre la situación de sus empleados y sobre las gestiones para “poner en funcionamiento en forma progresiva de todos los ramales que se han cerrado”.
A través de un proyecto de resolución presentado en la Legislatura, el legislador massista pidió que el Ejecutivo provincial detalle “la cantidad de empleados de planta de la empresa al momento de resolver su transferencia a la órbita del Estado nacional”, como así también la tarea que desempeñaba cada uno y su localización geográfica.
También, la iniciativa reclama la descripción de “las gestiones que se van a realizar a los efectos de que el Estado Nacional realice las inversiones necesarias para poder poner en funcionamiento en forma progresiva todos los ramales ferroviarios que se han cerrado”.
Organizaciones sociales y políticas reclamaron ayer, día en que se concretó la disolución de Ferrobaires, con una marcha en la ciudad de La Plata “la continuidad de los puestos de trabajo”.
Los manifestantes pidieron al gobierno bonaerense que “desarrolle una política ferroviaria seria que permita el desarrollo”, al cuestionar la disolución formal de Ferrobaires, de acuerdo con lo establecido por un decreto del Ejecutivo provincial del 22 de enero último.
Ayer se consolidó el traspaso a la órbita nacional que había comenzado hace casi dos años cuando la gobernadora suspendió Ferrobaires por un accidente en Rawson que dejó 28 heridos.
Desde que se conoció el traspaso, se abrió en la empresa un programa de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas que totalizarían, junto a los trabajadores a los que les llegaron los telegramas de despido, unos 1300 puestos de trabajo, según datos de la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles (Apdfa) .
Desde el ámbito gremial, los empleados denunciaron que el cierre de Ferrobaires impacta en más de 100 localidades bonaerenses que, según afirman, quedaron aisladas.
De hecho, indicaron que la medida afecta “el arribo de inversiones, la actividad comercial y la vida de los estudiantes”.
En tanto, fuentes del gobierno bonaerense consultadas por Télam rechazaron la versión que asegura que se produjeron centenares de despidos, y aseguraron en cambio que un equipo de Nación y Provincia trabajó “en forma personalizada con los trabajadores que no pasaron a Nación” con la transferencia de Ferrobaires.
En tanto, en cuanto a los ramales suspendidos, desde el área de Transporte indicaron que “se están evaluando las condiciones del ramal, con foco en la seguridad, que es el eje prioritario de un servicio de transporte de calidad ara trenes de pasajeros.
“Nos preocupa sobremanera la situación laboral de los empleados de Ferrobaires y también queremos saber cuál es el estado de cumplimiento del convenio firmado en febrero del año 2007 con el Estado Nacional con el fin de iniciar el proceso de transferencia de los servicios ferroviarios a la provincia de Buenos Aires”, afirmó el diputado Eslaiman en el proyecto.