Uno de cada cuatro jóvenes sufre violencia en sus noviazgos, según encuesta en la web

Uno de cada cuatro jóvenes de la provincia de Buenos Aires sufrió amenazas, golpes, relaciones sexuales a la fuerza o críticas a su forma de vestir y acusaciones de infidelidad de parte de sus parejas durante los noviazgos, según una encuesta realizada a través de la web por la Defensoría del Pueblo bonaerense.
El cuestionario, que el organismo subió a su web el 21 de febrero último para indagar sobre estas señales de violencia en la pareja, fue respondido por 14.620 jóvenes de entre 16 y 37 años, de los cuales el 85,56% fueron mujeres, el 13,92% varones y el resto no hizo distinción de sexo.
Según el relevamiento efectuado a partir de los cuestionarios respondidos, “el 26,2% mostró sufrir situaciones de riesgo con sus parejas”.
Del total de los encuestados, el 26,52% asumió ceder a los deseos sexuales del otro por temor o presión (a veces 23,59% y siempre 2,93%); el 24% sufrió amenazas de golpes o muerte (a veces 20,68% y siempre 3,14%); el 17,37% fue obligado a prácticas sexuales no deseadas (a veces 15,41% y siempre 1,96%); y 16,62% respondió que fue golpeado (a veces 15,13% y siempre 1,49%).
En tanto, el 63,6% reconoció que las parejas los controlan preguntándoles con quiénes están, dónde y qué están haciendo (a veces 48,37% y siempre 15,23%); el 53,53% sufrió la acusación de haber sido infiel (a veces 40,29% y siempre 13,24%); y el 48,94% sintió que se alejó o perdió contacto con amigos y familiares desde que está en pareja (a veces 37,57% y siempre 11,37%).
Quienes aseguran que a sus parejas les molesta que salga con amigos representan el 43,13%; los que sienten que no tienen en cuenta la propia opinión al momento de tomar una decisión que involucre a los dos fueron el 36,54%; y el 35,23% indicó que el otro critica su apariencia y su ropa o menosprecian en público o privado sus opiniones.
Además, el 34,51% ve que su pareja es simpática y agradable con los demás pero cambia en cuando están solos; el 33,45% admitió que al otro le molesta que su pareja trabaje, estudie o haga actividades de manera independiente; el 30,35% denunció que el otro le revisa los mensajes del teléfono; y 28,81% expresó que su pareja le dice que todo lo que el otro hace está mal, que es torpe o no sirve para nada.
“Esta encuesta nos permite, por un lado, reconocer diferentes aspectos de una problemática que sufre una gran cantidad de jóvenes y, por el otro, proyectar acciones que nos sirvan para eliminar la violencia en las parejas, tanto física, verbal, psicológica como simbólica”, sostuvo el Defensor del Pueblo de Buenos Aires, Guido Lorenzino.