El Ministerio de Seguridad dijo que en Bariloche hubo “una metodología de violencia armada”

El Ministerio de Seguridad de la Nación dijo hoy en un informe sobre el desalojo de miembros de una comunidad mapuche en Villa Mascardi, cerca de Bariloche, que terminó con un muerto, que “no se trató de un grupo de protesta o de reivindicación sino de una metodología de violencia armada, inadmisible con la democracia y el Estado de Derecho”.
En el operativo, además de la persona muerta tras una refriega entre efectivos de fuerzas de seguridad e integrantes de una comunidad mapuche, otras dos resultaron heridas y dos fueron detenidas.
“En esta oportunidad no se trató de un grupo de protesta o de reivindicación sino de una metodología de violencia armada, inadmisible con la democracia y el Estado de Derecho”, dijo el documento oficial.
“El Ministerio de Seguridad, a través de la Prefectura Naval, bajo las órdenes operativas de la Secretaría de Seguridad de la Nación, lamenta lo sucedido pero considera que, en esta oportunidad, no se trató de un grupo de protesta o de reivindicación, sino de una metodología de violencia armada, inadmisible con la democracia y el Estado de Derecho”, consideró el informe.
El Ministerio indicó también en el documento al que accedió Télam que “deposita la confianza en la investigación judicial para demostrar que actuó bajo todas las medidas operativas y protocolos que se utilizan en un enfrentamiento armado”.
“Ayer a la tarde, un equipo de 4 efectivos de la Agrupación Albatros de la Prefectura Naval Argentina, cumpliendo con la orden judicial del juez federal Gustavo Villanueva, continuó con rastrillajes en la zona de Villa Mascardi, con el objeto de recabar información e identificar a las personas prófugas luego del desalojo realizado el día jueves sobre los terrenos tomados por el RAM”, agregó el informe.
La patrulla partió de la base del Hotel de Parques Nacionales y, a unos 400 metros de la Ruta Nacional N° 40, detectaron “más de 10 barricadas de madera y tierra” y allí “lograron ver entre 15 y 20 personas”, por lo que “dos albatros quedaron en estado de alerta, escondidos, mientras que los otros dos bajaron hasta una antena, 150 metros abajo, para comunicarse con dos efectivos que se encontraban a 300 metros de la Ruta 40”, detalló el Ministerio de Seguridad.
Al escuchar gritos como de “guerra” y ver “desplazamientos” de personas “encapuchadas con máscaras antigas tipo militar y banderas con lanzas que en sus puntas tenían atados cuchillos”, los efectivos de la Patrulla se escondieron entre la vegetación “para evitar ser descubiertos”, explicó el comunicado oficial.
Pero los dos Albatros -siempre según el informe oficial- habían bajado a comunicar lo sucedido, y en el momento en que estaban emprendiendo el regreso se encontraron con el “grupo de 15 a 20 personas encapuchadas y armadas” de frente, “dieron la voz de ‘Alto Prefectura’, que no fue acatada”.
Así, “un grupo comenzó una agresión contra los Albatros con piedras, boleadoras y lanzas”, y uno de los efectivos “repelió el ataque con un arma no letal con munición de pintura” para hacerlos retroceder.
Los Albatros, dijeron que escucharon qritar: “Los vamos a matar, son pocos, son cuatro” y acto seguido “escucharon fuertes estampidos en dirección a su posición” y observaron “a dos o más personas portando armas de fuego” y que se dieron cuenta “del calibre de las balas porque arrancaron ramas gruesas de cuajo”.
Ante la falta de comunicación con la base por mala señal usaron “una granada de aturdimiento flash bang” y “frente a los disparos con armas de fuego por el grupo violento”, los efectivos empezaron a bajar “cubriéndose con disparos de fuego intimidatorios siempre en dirección hacia los árboles y no hacia los atacantes”, aseguró el documento.
Durante el descenso se sumaron tres efectivos más a los cuatro iniciales que, continuaron hacia la Ruta 40, “sin necesidad de efectuar más disparos”, continuó el informe.
Sobre las personas heridas tomaron conocimiento a las 18 aproximadamente, cuando “desde la ladera de la montaña y en la zona próxima al puesto de la Prefectura Naval, descendieron dos personas con una tercera que estaba herida”.
Ahí detuvieron a “Fausto Jones Huala y Alejandro González, constatándose luego que la persona herida había fallecido”, detalló el informe, que no identificó a la víctima fatal.
“Según fuentes de la comunidad de montaña se encontraban heridas otras dos personas, quienes se resistían a ser atendidas en el hospital. Una de ellas sería una mujer perteneciente al Ejército Argentino y capacitada en alta montaña, información que hoy confirmó el Ejército”, aseveró.
En la zona ya estaban la fiscal federal Silvia Little y el secretario Marcos Labay junto con el jefe de Prefectura en Bariloche, Leandro Ruata.
El Ministerio de Seguridad sostuvo que por decisión judicial, la Prefectura fue retirada del lugar, “quedando la zona a resguardo de la Policía Federal y las actuaciones judiciales en manos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria”.
“El armamento utilizado por la Prefectura durante el operativo fue secuestrado” por orden judicial, concluyó.