Un corredor turístico de 100 kilómetros unirá cinco parajes rurales de Tilcara

El proyecto de un corredor turístico y productivo de 100 kilómetros en los altos valles de Tilcara, en la Quebrada de Humahuaca, dio un paso fundamental con la habilitación del primer tramo inicial de 25 kilómetros de una ruta que unirá en principio cinco parajes rurales, informó Vialidad de la provincia.
“Por décadas la región demandó la construcción de este camino, que tiene un sentido social muy significativo porque va a conectar pequeños poblados o parajes de la quebrada y traerá mejores servicios para sus habitantes”, dijo a Télam el director provincial de Vialidad, Hugo Montaño.
La obra habilitada desde ayer consiste en 25 kilómetros que unen Huacalera con el paraje Alonso, un tramo que es troncal ya que el camino va a continuar en los próximos meses hacia Yala de Monte Carmelo, Loma Larga, El Durazno y Molulo, todos ubicados en el departamento Tilcara.
“La idea que tenemos es continuar con la apertura y desarrollo de esta ruta provincial para conectarse con Casa Colorada y Alfarcito e ingresar hacia la localidad de Tilcara por la Garganta del Diablo, lo que va a configurar un corredor de 100 kilómetros de extensión”, señaló Montaño.
“Este circuito se convertirá en un atractivo para el turismo que busca relacionarse con la naturaleza, con la cultura y las pequeñas historias que tienen los pueblos de la quebrada”, añadió Montaño.
La habilitación de la ruta permite llegar a Alonso en una hora, lo que antes se hacía por seis horas a lomo de mula por una huella o camino serpenteante entre los valles altos de la quebrada de Humahuaca.
Las obra inaugurada, que demandó una inversión de 11.5 millones de pesos a la Dirección Provincial de Vialidad, beneficia también al sector agropecuario y de emprendedores como también y mejorará los servicios de educación, seguridad y salud para los tilcareños.
“La denominamos la ruta de las emociones porque tiene un potencial de recursos y toda una geografía que caracteriza a Tilcara.”, precisó.
“El corredor turístico, productivo y educativo pondrá en valor una región que ha sido excluida y abandonada durante décadas al no disponer de una infraestructura vial adecuada”, agregó Montaño.